Juan Pablo Núñez, cura a cargo de la parroquia rosarina que fue baleada el fin de semana, contó lo vivido al programa televisivo Cuestión de fondo, por Canal Nueve Litoral. “Fueron unos 10 disparos y seis impactaron contra el altar”, relató el religioso que viene denunciando el narcotráfico en la zona noroeste de la ciudad y había sido amenazado en días previos.

Hace cuatro meses que no podemos salir tranquilos a la calle”, lamentó. El concejal del PRO Roy López Molina, por su parte, reclamó “un cambio de actitud en el poder político” y apuntó a la corrupción policial.

“Eran las 3.23 de la madrugada, estaba descansando y escuché un estruendo muy fuerte que me despertó. Miré por las cámaras pensando que era un tiroteo más”, arranca el relato el cura Juan Pablo Núñez, a cargo de la parroquia María Reina de Rosario, ubicada en el noroeste de la ciudad, que fue baleada el fin de semana.

El sacerdote de 37 años contó que los más de 10 disparos provinieron de la vereda del edificio ubicado en calle México al 1000 bis, atravesaron la puerta e impactaron en el altar y en los bancos de la parroquia.

En el barrio nadie duda de la relación del ataque con las denuncias contra la venta de droga en la zona que venía realizando Núñez. El cura recurrió a los medios y llegó a plantear la situación en el Ministerio de Seguridad. A raíz de esta postura, venía siendo amenazado.

Hace cuatro años y medio que trabajo en esta comunidad y con los vecinos vemos la realidad de la inseguridad. Habíamos reclamado a través de los medios y con presencia del Estado la cosa se fue tranquilizando, pero hace dos años se empezó a acrecentar la violencia y desde hace cuatro meses ya no podemos salir tranquilos a la calle”, relató Núñez.

“Al cruzar la calle entre la parroquia y la escuela es casi como un reflejo mirar si no pasa ninguna moto al palo. Siempre hay tiroteos, las madres cuidan permanentemente a los chicos y no se puede salir a la vereda ni a tomar mate. Es una lástima porque es un barrio hermoso”, lamentó el religioso. “Es muy triste y doloroso”, acotó.

Núñez se refirió a las dos últimas amenazas que recibió. En ambos casos fue desde una moto y le dijeron que lo iban “a quemar”.

“Una fue el martes, otra el jueves, el viernes nos entraron a la escuela. Fueron varios episodios seguidos. Venimos sin descanso”, graficó.

“Ahora no se escucha más nada. Me cambiaron el barrio en dos días. Algo tan simple que se podía haber hecho con mayor presencia”, dijo finalmente el cura.

El concejal de PRO Roy López Molina indicó por su parte, consultado por el ciclo televisivo: “Hay grandes problemas a resolver en Rosario que limitan la posibilidad de crecimiento de la ciudad y su lugar de posicionamiento importante a nivel productivo y económico”.

Luego, precisó: “Esos problemas requieren tomar real dimensión de lo que está ocurriendo, lo cual no es una autoflagelación, sino un buen diagnóstico para construir una solución”.

Por último, reclamó “un cambio de actitud en el poder político” y señaló que “la responsabilidad es política en todos los órdenes”.

“Así como la criminalidad ha cambiado, no cambian los que toman las decisiones políticas. Pongo como eje lo que ha pasado con la Policía de Santa Fe, ya que si uno quiere encontrar grandes causas del problema puede buscar en esta institución con más de 20.000 hombres que en los últimos 10 años ha sido vulnerada por la corrupción y el narcotráfico”, completó.

Fuente: Análisis

Comentá y expresate

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Conflicto con el transporte: ¿qué es lo que más te preocupa?

La suba del boleto
Los horarios y frecuencias
Los recorridos
El estado de los colectivos
Tener que viajar amontonados
ver resultados

Las Más Leídas