En 2009 un joven Juan Martín Del Potro rompía todos los pronósticos. Con tan solo 20 años, el tandilense derrotó en la final del US Open, uno de los cuatro Grand Slam, nada más ni nada menos que a Roger Federer, el mejor de todos los tiempos.

En una épica batalla a cinco sets, y cuando parecía que el suizo dominaba las acciones fácilmente, el argentino hacía historia, ganaba su primer gran torneo y conmovía al mundo del tenis.

El domingo a las 17 tendrá la oportunidad de repetir la hazaña. El tandilense le ganó este viernes aRafael Nadal y de ese modo enfrentará en la gran final del torneo al ganador del cruce entre Novak Djokovic y Kei Nishikori.

Embed

Comentá y expresate