El Comité Capital de la Unión Cívica Radical manifestó su apoyo al intendente Sergio Varisco, tras el discurso que brindó la semana pasada.

"Habló con la militancia a corazón abierto, como se hace con un amigo, con un padre, con un hermano", expresaron, tras destacar punto por punto los ejes del discurso.

En esta línea, plantearon: "Tenemos mucho por decir de Sergio Varisco, pero fieles a su deseo, dejaremos hablar al tiempo".

Al respecto, concluyeron: "Porque como dijo, la verdad en el tiempo siempre aflora, más tarde o más temprano lo hace. Lo supimos con Don Hipólito, con Don Arturo, y con Raúl Alfonsín".

El comunicado completo:

Sergio Varisco, el intendente de la gente en la Casa Radical

El Comité Capital de la Unión Cívica Radical expresa su plena coincidencia con lo manifestado por nuestro correligionario intendente de Paraná, Sergio Varisco, en oportunidad de hablar ante la militancia auto convocada en nuestra Casa.

Son coincidencias inevitables, nosotros, la militancia radical necesitaba escucharlo y él necesitaba ser escuchado por quienes lo hemos acompañado a lo largo de muchos años en esta tarea apasionante de servir al otro.

Fue una especie de homenaje a los que no dejan de creer en su dirigente, en su historia, en su presente y en su futuro, al que arribarán como lo han hecho siempre: codo a codo y convencidos que transitan el camino correcto.

Pero no fue el único homenaje, también lo tuvo la Unión Cívica Radical y con el apellido que lo identifica.

Y fue el discurso cálido de un hombre de bien.

El intendente de Paraná puso al margen de cualquier crítica al Poder Judicial, con el que aseguró haber colaborado y seguir haciéndolo en cuanto esté a su alcance. Del mismo modo se refirió a los jueces como para dejar en claro que este encuentro con la militancia no era una respuesta a la imputación que pesa sobre él ni a los allanamientos que son de dominio público.

Apeló al conocimiento que la ciudadanía tiene de él y recordó las críticas de las que suele ser objeto por dedicarle demasiado tiempo a la gente, pero subrayó la importancia de la relación con los distintos sectores de la población.

130 años de radicalismo

Destacó Varisco que no se le escucharía agraviar al Poder Judicial ni a ningún juez en particular porque estaba en la Casa de la Unión Cívica Radical, la casa de un partido que “durante más de 130 años defendió la democracia, la República, la división de poderes y la independencia del Poder Judicial.”

En el nombre del padre

También le dedicó un párrafo al orgullo de portar el apellido Varisco como garantía “no sólo de buen gobierno sino de transparencia, de honestidad y de manos limpias”.

Sergio Varisco reconoció que la imputación que se le hace es de suma gravedad, pero también señaló que la verdad siempre aflora, más tarde o más temprano lo hace.

En otros tramos recordó parte de su historia política minada de agravios, “me han dedicado programas enteros”, señaló y recordó parte de la letra de la canción Como la cigarra de María Elena Walsh: “Tantas veces me mataron, /

tantas veces me morí, /sin embargo estoy aquí resucitando. /Gracias doy a la desgracia /y a la mano con puñal, /porque me mató tan mal, y seguí cantando. /”

Sergio Varisco vino al encuentro con la militancia para dar testimonio del momento por el que está atravesando.

Aclaró que no lo hacía en busca de réditos políticos, que lo hacía por la necesidad de estar junto a sus correligionarios, y entonces sumó. Sumó en adhesiones, en aplausos, en acompañamiento de los que en momentos difíciles de su dirigente, no especulan y ponen la cara y el cuerpo frente a la adversidad.

Aseguró no pertenecer a ninguna banda de narcotraficantes, no haber comprado ni vendido droga. En esa afirmación también incluyó a sus funcionarios detenidos después de prestar declaración indagatoria ante el juez.

En un pasaje del discurso recordó al ex presidente Alfonsín al expresar “nos apoyamos es en los principios, en las ideas que siempre acompañan en la vida a un hombre de bien, como decía Raúl Alfonsín”.

Quiso llevar tranquilidad a la ciudadanía y aseguró que habrá de defenderse de las imputaciones en lo jurídico, en lo mediático y en lo político.

Respecto de los medios aseguró que siempre estuvo abierto a sus inquietudes y recordó lo que le cuesta llegar a medios nacionales, diferenciándose, sin decirlo de otros que sí tienen la manera de hacerlo para fustigar con agravios y falsedades.

Para terminar destacó la auto convocatoria que desbordó el amplio salón de la Casa Radical, enfatizando que “acá no hay remises, ni colectivos, ni traffic ni choripán ni se les dio nada a ustedes para que vengan.”

Y finalizó comprometiéndose a partir del lunes a militar barrio por barrio y casa por casa.

En definitiva, Sergio Varisco habló con la militancia a corazón abierto, como se hace con un amigo, con un padre, con un hermano.

Si bien dijo que no vino en la búsqueda de ningún rédito político, se llenó las manos y el alma de la respuesta de quienes, desde la militancia le devolvimos en aplausos con fervor radical los frutos de lo que juntos, hemos venido sembrando en las buenas y en las malas a lo largo del tiempo.

Tenemos mucho por decir de Sergio Varisco, pero fieles a su deseo, dejaremos hablar al tiempo.

Porque como dijo, la verdad en el tiempo siempre aflora, más tarde o más temprano lo hace.

Lo supimos con Don Hipólito, con Don Arturo, y con Raúl Alfonsín.

Comentá y expresate