Los precios y las ofertas comprometidas para las operaciones “on line” fueron fijados antes de la suba del dólar, por lo que ahora con la pronunciada subida de la divisa, las compañías que participan del día de descuentos ven su estrategia comprometida. Se dificulta el manejo del stock y la transparencia de los precios.

De alguna manera el Hot Sale se convirtió en un callejón sin salida para esas empresas”, evaluó Guillermo Montenegro, presidente de la Cámara Mediterránea de Comercio Electrónico (Camece).

“Todas vienen programando estas promociones hace seis o cuatro meses, invirtiendo, haciendo stock. Y cuando los precios y las ofertas estaban fijados y no pueden cambiarse, hubo una devaluación fuerte que desacomodó todo. Ahora muchas analizan si van a poder reponer stock con lo que vendan, porque no se sabe cuánto valen las cosas”, precisó, en diálogo con La Voz de Córdoba.

“Muchos de los rubros que tienen más participación en el Hot Sale se ven afectados por el dólar, tanto en bienes como en servicios. Uno es turismo, que es un rubro muy dolarizado porque se pagan divisas y, cuando se mueve el tipo de cambio, el precio del dólar termina superando al del descuento ofrecido y eso es un problema”, explica Damián Di Pace, economista y autor del libro Economía Pyme.

“En bienes durables, lo más buscado es electrónica, informática y televisores. Todos tienen hasta 50% de componentes dolarizados y el movimiento del dólar licua el valor de la oferta y no sólo en ofertas sino también en términos nominales”, agrega.

"De acuerdo a la Came, cayeron un 3% las ventas minoristas en bienes usables. Eso quiere decir que se esta tratando de liquidar para liquidez pero se pierde rentabilidad porque se está vendiendo por debajo del margen", explica el director de Focus Market. "Indumentaria marca con 50% arriba, si la oferta es del 30% ganaría un 20% pero si lo perdió por el tipo de cambio lo que hizo fue vender al costo, no obtiene liquidez y la oferta no cumple el objetivo. En un contexto de caídas de venta es terrible", sintetiza el especialista.

Las empresas que puedan pondrían menos unidades a la venta en el Hot Sale, para conservar stock con nuevos precios. “El problema mayor lo tienen las que ofrecen productos estacionales, como los televisores que deben liquidarse antes del Mundial”, añadió.

“Las grandes cadenas televisivas ya compraron televisores 4K a ciertas empresas para el Hot Sale, ante la cercanía del Mundial. Ahora vendedor y canal deberán negociar cómo distribuyen pérdidas o baja de rentabilidad ante la suba del dólar”, graficó Montenegro.

Por otro lado, las empresas están en un callejón sin salida respecto a la posibilidad de minimizar el impacto producido por la subida del dólar: la CACE audita, mediante la UBA, los precios para evitar fraudes y asegurar que los precios efectivamente son ofertas. Por lo que los cambios bruscos de ofertas parecen poco probables.

Fuente: Infotechnology.

Comentá y expresate