Alejandro Benítez fue embestido por un camión y le negaron asistencia médica. Gastón, su amigo, conversó con Ahora Cero Radio y recordó los momentos de horror que vivieron en el vecino país. "Hasta nos obligaron a presenciar la autopsia", alertó.

Benítez era un docente salteño muy querido por la comunidad de Mosconi. En un viaje a Bolivia junto a sus dos amigos, sufrió un accidente vial mientras circulaba en su motocicleta.

Según relatan testigos, el docente jubilado fue embestido por un camión a la altura de Ivirgarzama, en Cochabamba, lo que le provocó serias heridas y golpes. Ese siniestro desencadenó un sinnúmeros de momentos tensos que desencadenaron en la muerte del hombre.

Según el reclamo de Cancillería, luego del siniestro vial comenzó "una verdadera pesadilla para quienes acompañaban a Benítez, ya que tanto el camionero que colisionó la moto, como el personal de fuerzas de seguridad que intervino y del Centro Médico de Ivirgarzama se negaron a trasladar al docente hasta un Centro Médico de mayor complejidad porque les exigieron pagar por anticipado y en dólares o pesos bolivianos los gastos de traslado de la ambulancia".

Luego, el documento aclara que "los acompañantes tenían solo pesos argentinos y los testimonios que pueden recogerse de los testigos del hecho, y de todo lo sucedido después, dan cuenta de la dramática situación que vivieron y que termina con el desenlace fatal" de Benítez en ese lugar, sin recibir la atención médica necesaria.

Gastón, su amigo y acompañante en este viaje conversó con Ahora Cero Radio y detalló que el personal que los atendió en el Hospital público les pidió el dinero para realizar el traslado en ambulancia y como no aceptaban pesos argentinos tardaron más de dos horas en darles respuesta.

“El profesor llegó consciente, hablaba y gritaba. Estaba bien, pero necesitaba ser atendido. Mi otro amigo les dijo: no tenemos la plata y le ofreció 40 mil pesos argentinos y hasta la moto con la llave y los papeles para que atiendan a Alejandro, pero nada. Lo dejaron ahí tirado hasta que empezó a entrar en un paro cardíaco. Cuando quisieron reanimarlo ya era tarde. Había muerto”, contó Gastón.

Además, detalló que luego “nos pedían plata para entregarnos el cuerpo. Nosotros fuimos a buscar a una prima de Alejandro que vive en Bolivia y nos ayudó. Y, como si fuera poco, nos obligaron a ser testigos de la autopsia. Tuvimos que ver cómo abrían a nuestro amigo, las fracturas, el cráneo lo vi por fotos… un horror. Se violaron Derechos Humanos, y espero que los responsables paguen. Que se haga Justicia”, sentenció Gastón.

Finalmente, el cuerpo de Alejandro Benítez pudo llegar a Argentina y sus restos fueron velados y sepultados por su familia. La Cancillería argentina, el gobierno de Salta y sus amigos, piden que se esclarezcan los hechos.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Estás de acuerdo con que el horario de cursado se extienda una hora?

52.21% Si, estoy de acuerdo
47.79% No estoy de acuerdo
Total 6190 votos

Las Más Leídas