Apple firmó un "acuerdo secreto" con funcionarios de China en 2016 por valor de más de 275.000 millones de dólares, según reveló The Information, que ha tenido acceso a documentos de la compañía estadounidense.

Hace cinco años, el gigante asiático consideraba que la empresa de la manzana no contribuía lo suficiente a la economía local y el gobierno impuso una serie de acciones regulatorias contra la firma, lo que se tradujo en mala publicidad y en el desplome de las ventas de los iPhone en China.

Debido a esta situación, el director ejecutivo de Apple, Tim Cook, realizó una serie de visitas al país a lo largo de aquel año para solventar la situación, lo que trajo consigo la firma de un acuerdo de cinco años entre ambas partes. El CEO prometió a los funcionarios chinos que Apple contribuiría al desarrollo de la economía y de la destreza tecnológica de su país mediante inversiones, negocios y formación de trabajadores. A cambio, la compañía con sede en California obtuvo "exenciones legales clave" por parte de Pekín.

Parte de la inversión se destinó a la construcción de nuevas tiendas minoristas, centros de investigación y desarrollo, así como a proyectos de energía renovable. Asimismo, la empresa se comprometió a utilizar más componentes de proveedores chinos en sus dispositivos, además de firmar acuerdos con empresas de 'software' locales.

El acuerdo quinquenal parece haber dado sus frutos, a tenor de las cifras de venta del iPhone en China, donde se convirtió recientemente en el teléfono inteligente más vendido, siendo ahora el gigante asiático su segundo mercado más grande después de EE.UU. primera vez en seis años.

Apple, que ha experimentado un crecimiento anual del 83 % en las ventas en el país asiático durante su cuarto trimestre fiscal, no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios de la agencia Reuters tras conocerse la noticia.

El pasado mes de octubre, se supo que un grupo de estudiantes de la Universidad de Tecnología Química de Pekín y la Universidad de Donghua (China) demandó a Apple por no incluir cargadores en sus nuevos teléfonos y obligar a los clientes a comprarlos por separado.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate