viernes 16 de febrero de 2024
Ahora

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Economía

Por la inflación, el consumo cayó 2,4% en diciembre

La devaluación y la inflación hicieron que el consumo en diciembre fuera 2,4% menos que en noviembre. Advierten por la fuerte caída del salario real.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

El consumo cayó un 2,4% mensual en diciembre y se proyecta que ese desempeño, en un contexto recesivo, marque el escenario y el ritmo del 2024 en la Argentina, aunque los gremios ya buscan empatarle a la inflación a partir de febrero. La devaluación y su impacto sobre el IPC implicaron una contracción del salario real.

La caída en el consumo y la actividad, con ajuste fiscal y contracción del salario, es, además, la explicación principal de por qué las consultoras prevén un superávit de divisas a lo largo del año. El impacto social de la recesión le pone un límite al ordenamiento de las cuentas oficial.

inflación precios
La devaluación y la inflación impactaron en el consumo.

La devaluación y la inflación impactaron en el consumo.

Devaluación e inflación provocaron caída del consumo en diciembre

En diciembre, el Indicador de Consumo (IC) de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC) mostró una contracción de 2,4% frente noviembre, libre de factores de estacionalidad. El informe señaló "Esto se da en un escenario económico donde la inflación nuevamente sufrió una marcada aceleración y registró una variación mensual de dos dígitos. En diciembre la mensual fue de 25,5%, con una interanual y/o acumulada anual de 211,4%".

En ese marco, Hernán Herrera, investigador de Fundus, remarcó que la caída del poder adquisitivo del salario mínimo vital y móvil (SMVM) fue de 14,9% en diciembre, un desplome extraordinario para un solo mes. Y es que el incremento nominal del SMVM fue de apenas 6,9% y la inflación se ubicó en el 25,5%, lo que implica efectivamente una caída de esa magnitud. El SMVM está actualmente en $156.000 y es utilizado como referencia para diferentes planes sociales.

Herrera detalló: "El salario mínimo se redujo un 14,9% en términos reales en diciembre de 2023, con la maxidevaluación de Milei. El salario mínimo está casi 44 puntos por debajo de diciembre de 2015 y se está acercando a su valor de 2001".

Desde Ecolatina afirmaron: "Dada la inflación esperada, los salarios deberán correr al mismo ritmo para que el poder adquisitivo no se erosione en los próximos meses. Si bien las ya aceitadas paritarias jugarán su papel en los próximos meses, morigerando el deterioro del poder adquisitivo, salir empatados de este proceso parece difícil: solamente el salto de la inflación en diciembre dejará perdidas del orden del 10% en términos reales".

Efectivamente, la fuerte contracción salarial que generó el pico inflacionario de diciembre ya disparó un ritmo de paritarias frenético, con porcentajes de entre 20% y 40% mensual y con frecuencia mensual, tal como reseñó el Investigador del Instituto de Estudios y Formación de la CTA – Autónoma, Luis Campos: “Bienvenidos a las paritarias mensuales que se revisan todo el tiempo. Vértigo. Todo cada vez más rápido y con porcentajes más elevados. El costo de llegar tarde es cada vez más alto”.

En esa línea, los trabajadores de la construcción, del calzado, de carga y descarga, de fábricas de pinturas, los aceiteros, los metalúrgicos, los mecánicos, los bancarios, los petroleros y el sector público bonaerense cerraron en la última semana acuerdos para empezar a acercarse al IPC desde enero y febrero, aunque algunos como los aceiteros activaron la cláusula gatillo para empatar lo correspondiente a diciembre.

Entre analistas hay un cierto consenso: las metas fiscal y cambiaria lucen desafiantes, además de porque son ambiciosas, con un superávit primario de 2% del PBI y una acumulación de USD10.000 millones, también porque implican un nivel de recesión demasiado alto. En un caso, porque hay que recortar gastos y eso termina restando a la demanda agregada; en el otro, porque la acumulación de divisas se da por la caída de las importaciones, por la baja de la demanda generada por el ajuste y por el menor gasto efectuado por los hogares, publicó BAE Negocios.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar