lunes 21 de noviembre de 2022
Ahora

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Gualeguaychú

Maximiliano Montenegro: "No tenemos moneda y eso nos demuestra el fracaso de Argentina en el capitalismo moderno"

El periodista y economista Maximiliano Montenegro fue el protagonista de una entrevista abierta en el Teatro Gualeguaychú. Florencia Carbone fue su interlocutora para adentrarse en el análisis de la inflación, los acuerdos políticos y sociales y la necesaria inserción de Argentina en el mundo de la producción y el capital. El Teatro Gualeguaychú se mostró colmado de empresarios, comerciantes y referentes sociales.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Por Mónica Farabello (AHORA El Día)

Respetado por todo el arco político y por toda la sociedad, Maximiliano Montenegro se posiciona como uno de los periodistas más escuchados en medio de la crisis social, política y económica.

En el marco de la celebración de los 40 años de Ahora ElDía, se realizó una entrevista abierta en un Teatro Gualeguaychú que contó con la presencia de cientos de empresarios, referentes sociales y comerciantes de la ciudad.

La charla comenzó con un repaso histórico de la moneda argentina y su contante cambio y devaluación. “En nuestro país hemos tenido cinco monedas diferentes sólo en cinco décadas. Para que tengan una idea, un dolar es un dolar desde hace 230 años. Nosotros tuvimos el peso moneda nacional; luego se le quitaron dos ceros por la inflación. Tuvimos el peso Ley, también el peso argentino; llega el austral en el 85, se le siguen quitando ceros a la moneda; luego llega la convertibilidad y el peso nuevamente. En ese tiempo le quitamos 13 ceros a la moneda en estas décadas”, resumió Montenegro en la introducción a la entrevista con la periodista Florencia Carbone.

“Hoy harían falta 3 mil billones de pesos moneda nacional para comprar un dólar”, resaltó y agregó que actualmente “no tenemos moneda, hemos destruido esa imagen y eso nos demuestra el fracaso de Argentina en el capitalismo moderno y el fracaso de nuestra política y de los acuerdos básicos en nuestra sociedad”.

“Es el fracaso de las últimas 5 décadas en acuerdos sociales básicos que otras sociedades ya encontraron, y no me refiero solo a Estados Unidos, sino a sociedades latinoamericanas, del sudeste asiático o africanas, que tienen problemas de industria o trabajo, pero no de moneda”, indicó el economista en el escenario de la Sala Mayor de Gualeguaychú.

Maximiliano Montenegro 40 Años Ahora El Día Gualeguaychu 2.jpg

¿Qué pasa con la creciente inflación?

“No hay una receta mágica; hay que ordenar la macroeconomía. Argentina no puede tener déficit fiscal si no tiene una moneda para respaldar eso. Otros países acumulan divisas por si algún hecho excepecional, te hace intervenir”, explicó Montenegro quien aletró que hoy estamos llegando al 100% y eso hace un año atrás era impensado por la mayoría de los argentinos.

“Me sorprende que la dirigencia política no se de cuenta que estamos caminando cerca del abismo: con esta inflación, sin reservas y con gran déficit”, explicó el economista y detalló que “Argentina tiene que tener un tipo de cambio: son cosas obvias pero así funciona el mundo”.

“El tema de fondo no es económico, sino político. Es cómo la clase política transmite las reglas mas allá de un Gobierno, de lo coyuntural. No se puede vivir en crisis permanente; acá hay un problema previo a elegir el modelo económico. Los países del sudeste asiático han sido fuertemente intervenidos hasta lograr estabilizarse y liberar; hay otros que son mix entre intervención y liberalidad. Nosotros no hemos logrado acuerdos mínimos que vayan más allá de 4 años de una elección”, indicó.

Además, dijo que “la dirigencia política tiene que tomar conciencia. Hoy están cómodos contándole a su electorado que ellos son la solución y el problema es el otro. Esto logra la alternancia política pero no resuelve los problemas de fondo”.

Asimismo, resaltó que “venimos de una Argentina colmada de problemas; y así y todo, hemos tenido estabilidad social. Votaron a Macri para que nos salve del kirchnerismo. Cuando estalla la crisis, se vuelve a votar al modelo de Cristina que se creía acabado. A los 2 años le da una paliza electoral y ahora hay un sector que piensa que Cristina es la salvadora y hay otro sector que piensa que es Macri, otros Milei. Yo veo que va a ser muy fácil que haya alternancia en el poder porque el que llega sólo tiene que resaltar el fracaso del que se va”.

“Con la inflación que tenemos, hay mínimas chances de que este oficialismo continúe. Creo que los que van a acceder al poder, para no repetir los mismos errores, tendrán que darse cuenta que hay que formar acuerdos mínimos que les permitan encontrar un rumbo. Más o menos exitosos, pero respetando las reglas básicas para no estar refundando todo cada 4 años”, expresó Maximiliano Montenegro al ser entrevistado en el Teatro Gualeguaychú.

“Me sorprende que la sociedad argentina crea que Cristina, Macri o Milei los van a salvar con una receta mágica que nos va a sacar de los últimos 50 años de fracaso”, sostuvo.

El modelo de Israel y Alfonsín

En un repaso por la historia económica de los distintos países y cómo se ha resuelto la inflación, Montenegro explicó que “Israel tenía un 500% de inflación. Lanzó un plan económico de estabilización. En tres semanas hicieron un programa técnico de ajuste fiscal y monetario dentro del acuerdo con el FMI, y un congelamiento de precios, salarios y tasas de interés. Para ingresar a esos planes de estabilización, había que sincerar las variables que estaban desactualizadas como las tarifas, por ejemplo”.

“El plan Austral con Alfonsín también tuvo éxito en un principio. Un año después comenzó a subir y luego se deshizo el plan argentino porque el gobierno de turno no podía mantener la reducción del déficit fiscal. También hacía falta un acuerdo con la oposición y los gremios que le hicieron 13 paros, con el peronismo detrás. En el caso de Israel se logró por un acuerdo político muy amplio de apoyo al plan económico y de alternancia en el poder”.

“La dirigencia política tiene que marcar un rumbo. Argentina no puede darse el lujo de no tener el rumbo, Nadie puede darse el lujo de decir que tienen la solución de todo y no la pueden aplicar porque no los acompañan. Todos los problemas se han potenciado con este gobierno. Esta es una lógica perversa de la que hay que salir”, resaltó el periodista, quien aseguró que no quiere que fracase ningún gobierno nacional y que respeta a los que creen que Argetina puede ser salvada por el kirshnerismo, Macri o Milei, aunque coincida, o no.

“Argentina no es Venezuela”

“Eso no es cierto porque tenemos un acuerdo con el FMI; no podemos compararnos con Venezuela, sino con nuestra historia. La desconfianza que tiene el mundo hacia nuestro país, es la misma desconfianza que tenemos todos; venimos de recesión, inflación y un prontuario complejo”, indicó ante la escucha de todo el Teatro.

Por otra parte,sostuvo que “no se puede decidir hacia dónde vamos en medio de la gestión. Estábamos en medio de una crisis y luego vino el acuerdo con el FMI; no es un plan de crecimiento ni de estabilización. Es una receta para que Argentina no sea el 89 o el 2001; es un plan mínimo para llegar a las elecciones”.

“Ahora se ha logrado tener el presupuesto 2023 y esto permite sostener la política económica de Massa. El año pasado, quien boicoteó el presupuesto fue el mismo Gobierno. Massa logra hacer hoy lo mínimo e indispensable para garantizar un camino hasta el año que viene, ante una sociedad que desconfía de la moneda y los acuerdos que se puedan hacer o no con el Fondo Monetario”, resumió respecto dela realidad actual.

Para concluir la entrevista abierta, se le dio uso de la palabra a los presentes para que puedan preguntar y plantear todas las dudas sobre el rol de “la casta política”, los sindicatos, el dólar y el tamaño del Estado, entre otros temas.

Se trató de un encuentro ameno, reflexivo y cargado de información para ser analizada, cuestionada y repensada.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar