Antonio Federico Medrano, popularmente conocido como El Mono Medrano, murió este viernes, a los 69 años, en Paraná. El exarquero que se destacara en Belgrano en la Liga Paranaense de Fútbol padecía una enfermedad terminal, a la que venía dándole pelea desde largo tiempo.

En su etapa como jugador, Medrano siguió los consejos de su padre y se alistó en las filas del Mondonguero, donde vivió las horas más gloriosas de su carrera. Fueron 15 años de trayectoria, entre 1968 y 1983, que lo tuvieron como protagonista de atajadas notables en clubes de su ciudad natal y la vecina Santa Fe.

Antes de recalar en el Albiceleste, El Mono–apodo que heredó de su padre, también llamado Antonio Federico Medrano– supo animar torneos de baby fútbol que se celebraban en Neuquén o Ciclista, y la mayoría de sus compañeros se desempeñaban en Ministerio.

A lo largo de su carrera, además de sobresalir en Belgrano atajó en Peñarol, y Atlético Paraná en los viejos Torneos Regionales e integró el plantel de Patronato que consiguió el ascenso al Nacional de 1978. También tuvo pasos fugaces por Colón y Unión de Santa Fe.

Fuente: Análisis

Comentá y expresate