Generalmente, cuando un o una paciente llega a nuestro consultorio es porque considera que la afección que le aqueja le genera mucho dolor, impide el desarrollo normal de sus actividades, disminuye su calidad de vida o directamente advierte que irá in crescendo y lo mejor es detenerlo ahora.

Con todo, es natural y entendible este comportamiento ya que nadie aspira a tener alguna enfermedad o dolencia y muchos menos convivir con ella.

Luego de escuchar al paciente y tratar de interpretar sus sensaciones y percepciones es clave lo que cada uno dice sobre la localización y profundidad de su dolor-, en el Centro de Kinesiología y Estética Armándola (CKEA) partimos de una premisa insoslayable: una relación honesta entre profesional y paciente nace de una comunicación genuina a partir de la verdad.

Esto es clave. Permite establecer un diagnóstico certero, indicar un tratamiento adecuado y eficiente y aspirar al bienestar integral. Es por eso que, antes de comenzar a intervenir sobre las dolencias, disparamos nuestro trabajo en dos direcciones:

a) Un tratamiento serio, en el lapso adecuado y anticipando los resultados posibles de acuerdo a cada caso;

b) Brindar la información y consejos profesionales necesarios para que el paciente pueda modificar hábitos, derribar mitos, establecer conductas alimenticias sustentable y llevar adelante una vida equilibrada que le permita superar los dolores por sí mismo y ya no tenga necesidad de visitarnos.

Porque -digámoslo sin rubor ni falsa modestia- en CKEA consideramos que el mejor medicamento es aquel que no es necesario consumir.

Singularidad

En uno de los casos en los que aplicamos con mayor visibilidad estos conceptos es cuando llega un o una paciente y nos dice de viva voz: “No doy más del dolor de cuello, no puedo trabajar, leer, caminar o hacer las tareas cotidianas. Ya no se qué hacer y necesito tu ayuda”.

Nuestros profesionales saben qué hacer en estos casos. Es entonces que desplegamos una estrategia de respetarlo, escucharlo, interpretar su percepción y comenzar un camino en conjunto con el norte puesto en erradicar el dolor y encontrar su origen.

El “dolor de cuello” tiene una denominación científica y se la conoce como cervicalgia.

Se trata de un dolor en la región cervical, concretamente desde la línea nucal superior (zona occipital), a la primera vértebra dorsal. A veces el dolor también puede afectar al brazo sintiendo un hormigueo o debilidad. Es un sensación muy molesta, que en ocasiones puede causar pérdida de competitividad laboral y, si no se aplica el tratamiento adecuado, existe un alto nivel de recaída al que hay prestar atención anticipadamente.

Según la estadística, y mal que nos pese a los que nos dedicamos a combatirlo, el dolor de cuello o cervicalgia es más común de lo percibido ya que cerca del 80% de la población lo padeció alguna vez.

Causas

La investigación científica ha descubierto múltiples causas que generan la cervicalgia y éstas pueden ser múltiples; pero quizá convenga detenernos en los más comunes, y eso nos permitirá avanzar en el camino de la relación diagnóstico/tratamiento: Malas posturas, traumatismos, maloclusión mandibular, alteración de la visión; entre muchos otros.

Aquí vale decir que el estrés puede ser muchas veces la que provoca la tensión muscular y el bloqueo de las vértebras cervicales. Pero también pueden existir fracturas o desplazamientos vertebrales que no han sido diagnosticadas oportunamente o antiguos dolores en la región occipital.

Todos estos problemas provocan una presión involuntaria de los músculos del cuello y a su vez un bloqueo de las vértebras cervicales, contracturas musculares y enfermedades inflamatorias como la artritis reumatoide o la espondilitis anquilosante.

Para esto en CKEA proponemos -de acuerdo a cada afección y sintomatología- las distintas aplicaciones profesionales que la ciencia prescribe para estos casos.

Uno de los tratamientos fundamentales de la cervicalgia es la fisioterapia o rehabilitación. La fisioterapia es una disciplina que nació en la década de 1950 y consiste, según la OMS, en la ciencia del tratamiento a través de medios físicos, ejercicio terapéutico, masoterapia y electroterapia. Además, la fisioterapia incluye la aplicación de pruebas eléctricas y manuales para determinar el valor de la afectación y fuerza muscular, entre otras especificidades.

Muchas veces tiende a subestimarse; pero nuestro equipo considera que la singularidad es la clave para la comunicación con cada paciente; y respetar la dimensión que cada uno le otorga a su dolencia nos permite avanzar hacia su eliminación.

Si le duele el cuello; no se asuste, pero tampoco dilate su visita a CKEA. La cervicalgia es un mal de muchos, pero eso no debe convertirse en un “consuelo de tontos”, como dice el adagio popular. Nosotros los esperaremos para intentar superarlo, pero también para que usted revise sus conductas, y pueda prevenirlo mejorando su calidad integral de vida.

Para más información podes escribir al WhatsApp 3434462213 o en nuestras redes: Instagram: @ckearmandola

Facebook: CKEA de María José Armandola

Dirección: Vélez Sarsfield 721, entre Mitre y Etchevehere. Parque Urquiza. Paraná.

Comentá y expresate

Lo último

Encuesta

¿Qué obras considerás que el Estado debe dar mayor prioridad?

Calles y rutas
Viviendas
Agua y saneamiento
Gas natural
Otras
ver resultados