Entre las medidas anunciadas del ministro de Economía Sergio Massa se destacan un conjunto que apuntan a fomentar el orden fiscal, frenar el financiamiento del BCRA al Tesoro, reducir los subsidios económicos a las tarifas de luz, gas y agua, sostener el superávit comercial, fortalecer las reservas con unos 5000 millones de dólares y generar desarrollo con inclusión social. En esa línea, el ministro aseguró que “los motores” para lograr esos objetivos serán la “inversión, la producción, las exportaciones y la defensa del mercado interno”.

Te puede interesa: "Las medidas de Massa parecen del siglo pasado"

Lo cierto es que la llegada de Sergio Massa al ministerio de Economía generó que los principales jugadores del mercado redujeran la probabilidad de escenario disruptivos como una crisis institucional o una aceleración inflacionaria sin límites. No es que los inversores ignoren la fragilidad de la situación, pero sí consideran que el nuevo ministro tiene mayor peso político e independencia que sus antecesores Martín Guzmán y Silvina Batakis.

El contexto actual luce bastante difícil pero tal vez se trate de un escenario mucho más controlable que las anteriores crisis pero lejos de un plan de estabilización cómo fue el Plan de Convertibilidad en 1991 o la estabilidad del gobierno de Nestor Kirchner entre 2003 y 2007 donde el valor del dólar se mantuvo en 3 pesos.

En particular porque la situación fiscal no luce tan desequilibrada como en esos años y por el paraguas que significa el nuevo acuerdo firmado con el FMI a 10 años mediante el cuál Argentina empezará a pagar nuevos vencimientos a partir del 2026 ya que hasta el 2024 el FMI cubrirá todos los vencimientos con nuevos reembolsos. Lo que la llegada de Sergio Massa por ahora no solucionó es la distante relación que mantienen el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Cristina Fernández Alberto Fernández Sergio Massa.jpg
Sergio Massa tomó algunas medidas frente a la crisis de la Economía local. Pero no logró por el momento acercar al presidente y la vice.

Sergio Massa tomó algunas medidas frente a la crisis de la Economía local. Pero no logró por el momento acercar al presidente y la vice.

Pero ¿dónde estamos parados?

Al respecto un reciente estudio de la consultora Portfolio Personal se pregunta ¿Dónde estamos parados financieramente? “A pesar de la reciente recuperación, a la deuda en dólares aún le queda un largo camino por recorrer. Si bien respecto al último mínimo del 22 de julio ya se encuentra 25% por encima, todavía se mantiene un 50% por debajo de sus precios del canje de deuda de septiembre de 2020. Con respecto al mercado cambiario se observa que el rojo de agosto llega a unos 800 millones de dólares es el más alto desde la dolarización pre-elecciones generales 2021.

bcra.jpg
Banco Central de la República Argentina (BCRA).

Banco Central de la República Argentina (BCRA).

Por lo tanto no debería sorprender un desempeño tan pobre del mercado único libre de cambios si consideramos los ruidos generados sobre potenciales tipos de cambio diferenciales que finalmente no fueron anunciados por Sergio Massa en la semana tal como esperaba el mercado.

El problema es que del lado de la demanda, según fuentes vinculadas al mercado de cambios, las importaciones de energía seguirían siendo muy elevadas, habiendo perdido ya el BCRA en agosto acumulado US$ 800 millones. Los últimos datos oficiales muestran que el déficit energético alcanzó un récord histórico de US$1.255 millones en junio.

Más allá de estos factores coyunturales que conspiran contra la acumulación de reservas, se mantienen los estructurales sobre el control de cambios como una brecha cambiaria elevada y tasas en pesos que se mueven por debajo del ritmo de devaluación aspectos de los que Sergio Massa por ahora no habló.

Solo están las promesas de conseguir hasta fin de año unos 10.000 millones de dólares para aumentar las reservas internacionales líquidas.

En suma, la situación cambiaria es tan crítica que da lugar a que la autoridad monetaria siga vendiendo al ritmo promedio de US$130 millones por día empujando a las reservas netas a terreno negativo. Esta es la razón por la que se esperaba alguna medida de urgencia para revertir esta sangría y solo se anunció la liquidación adelantada de los exportadores.

Lo que también esperaba el mercado era una medida por excelencia para encausar el deterioro de las cuentas ficales. Una especie de shock, que minimice el financiamiento monetario y reduzca la brecha cambiaria.

Para lo primero hubo algunos anuncios pero para el segundo punto ninguna medida como tampoco para reducir la inflación que en julio podría haber llegado a valores entre el 7 al 10 por ciento mensual y se estima una inflación anual que podría llegar al 100 % anual en diciembre.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Estás de acuerdo con que el horario de cursado se extienda una hora?

52.33% Si, estoy de acuerdo
47.67% No estoy de acuerdo
Total 6618 votos

Las Más Leídas