Al día siguiente del incendio que arrasó con el techo de la catedral de Notre Dame y dañó algunas de sus reliquias y centenarias joyas arquitectónicas, los fotógrafos pudieron ingresar al interior de la iglesia parisina para tomar imágenes.

Comentá y expresate