La incertidumbre generada por los efectos que tendrá la pandemia del coronavirus en la economía deberá ser tenida en cuenta en la reestructuración de deuda que lleva adelante Argentina, dijo el viernes el ministro de Economía Martín Guzmán en una videconferencia con inversores.

"Hoy está claro que estamos en tiempos de incertidumbre muy alta y eso es algo que debe tenerse en cuenta. Esto es algo que era cierto antes del coronavirus y ahora es aún más cierto", dijo el ministro Martín Guzmán en una videoconferencia en inglés desde Buenos Aires.

Guzmán hizo una presentación del plan de sostenibilidad de la deuda pública en momentos en que el Gobierno busca renegociar con acreedores privados una deuda por unos 70.000 millones de dólares.

Según informó el funcionario, Argentina podría alcanzar un superávit fiscal primario de entre 0,8% y 1,2% del PBI en el mediano y largo plazo. "Argentina no tiene capacidad para realizar más ajustes fiscales en el corto plazo", señaló.

Por otro lado, Guzmán dijo que antes de conocer el efecto del coronavirus en la actividad económica del país, la estimación de la contracción del PBI para este año era de entre 1 y 1,5% y la del crecimiento de la economía de entre 2,5 y 3% en 2021.

Durante su exposición, Guzmán aseguró que “la actual deuda pública de la Argentina no es financiable, es excesivamente onerosa y no es sostenible”. En este sentido, precisó que “la deuda es excesivamente onerosa considerando la urgencia de atender necesidades sociales críticas” y que “tampoco es financiable dados sus costos extremadamente altos”.

“Las necesidades brutas de financiamiento para los próximos cuatro años, sin ajustes, ascienden a u$s 300 mil millones, y los intereses pagados por el Gobierno han alcanzado niveles pre crisis 2001”, indicó el Ministro.

Asimismo, Guzmán explicó que “la trayectoria actual de la deuda no es sostenible bajo supuestos realistas de resultado fiscal primario y de crecimiento económico” y aseguró que “nuestra estrategia apunta a poner a la deuda argentina en un sendero sostenible”. “Esto requiere que el costo de refinanciación de la deuda alineado con nuestros objetivos de superávit primario de mediano y largo plazo; y con nuestra trayectoria de crecimiento de mediano y largo plazo”, agregó.

Ante estas circunstancias, el titular de Economía sostuvo que “ningún superávit primario plausible puede estabilizar la trayectoria de la deuda” y que “los tiempos y la intensidad de la recuperación también son inciertos debido a la situación asociada al coronavirus, que podría prolongar la crisis”. “La deuda es impagable debido a la situación crítica del país, en un contexto en el cual los intereses que paga el Gobierno han crecido rápidamente”, agregó Guzmán.

Además, Guzmán hizo hincapié en que “las necesidades financieras de los próximos cuatro años estuvieron muy por encima de lo que el FMI sugiere como sostenible para la Argentina”. A pesar de ello, el Ministro resaltó que “el país ha continuado el pago de intereses en moneda extranjera con reservas del Banco Central hasta el comienzo formal del proceso de reestructuración con una oferta de canje”. “Esto muestra un compromiso de la Argentina, para tener un camino hacia una deuda sostenible y su preferencia por hacerlo de forma ordenada”, agregó.

Por este motivo, Guzmán convocó a los bonistas a participar en el transcurso de la próxima semana, en discusiones constructivas sobre el marco macroeconómico presentado. “La Argentina está dispuesta a intensificar la interacción con los tenedores de bonos sobre la base de la transparencia; los esfuerzos de buena fe en un proceso colaborativo dirigido a restaurar la sostenibilidad de la deuda; y de un tratamiento justo entre acreedores elegibles”, concluyó el Ministro.

Fuente: Ámbito

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Qué opinás de los intensos controles de tránsito en Paraná?

Hay que controlar más a los autos
Hay que controlar más a las motos
Todos los controles son necesarios
ver resultados

Las Más Leídas