Sandra es madre de siete hijos y vive en el norte de la ciudad de Santa Fe, en barrio Policiales. El pasado martes por la tarde, bajo consentimiento de ella, su hijo de 12 años acudió a la casa de un docente –que además era su profesor de fútbol en una escuelita del barrio– para estudiar matemáticas. Allí se produjo el abuso sexual.

Lejos de acobardarse o ahogarse en la situación, tomó cartas en el asunto y realizó la denuncia correspondiente en el Centro Territorial de Denuncias (CTD) del norte de la ciudad y también en el Ministerio de Seguridad, en el Área de Investigación de Violencia de Género, Sexual y Familia. Tras la revisación médica del chico por parte de los médicos policiales y especialistas del Hospital de Niños, se procedió en las últimas horas a la detención del sujeto denunciado.

La madre relató el "infierno" que está viviendo hace un par de días junto a su hijo y familia. "El martes mi hijo fue a la casa del docente a estudiar matemáticas. Como tiene problemas de conducta y faltaba a la escuela, pensé que dejarlo ir con este hombre, que además era su profesor de fútbol en la escuelita del barrio, lo iba a ayudar", narró angustiada. "Cuando llegó a casa lo noté distinto, con otro semblante. Luego de muchas preguntas, de insistirle para que me cuente, me terminó confesando que había sido abusado sexualmente por el profesor", relató ya al borde del llanto.

"Lo peor de todo esto es que ese mismo martes por la noche, este sujeto me escribió por WhatsApp para preguntarme cómo estaba mi hijo; fue ahí que le dije que sabía todo y me lo terminó confesando", sostuvo la madre, que aún guarda en el teléfono del hijo las conversaciones que mantuvieron ese mismo día el docente y la víctima. "Durante la tarde le continuó escribiendo para volver a verse en otro momento", contó indignada.

Sandra vive con cinco de sus siete hijos, trabaja en su propia casa tejiendo prendas y así mantiene a la familia. Hace dos años está separada y producto de esa situación su hijo de 12 años manifestó problemas de conducta. Por ese motivo, Sandra pensó, con el aval del director de la escuelita de fútbol, que sería bueno que su hijo vaya a la casa del docente a estudiar y así de a poco sobrellevar sus problemas de comportamiento.

"Nunca pensé que podía pasar algo así. Me siento responsable de lo que está viviendo mi hijo; quiero que se haga justicia porque este degenerado está todo el día en contacto con menores", subrayó la mamá.

"Hoy mi hijo está confundido, de momentos habla conmigo, por instantes llora en la cama; ni él todavía dimensiona lo que le está tocando vivir. Es todo una tristeza muy grande", resaltó Sandra.

El denunciado, era profesor de una escuelita de fútbol del norte de la ciudad donde asistía el chico de 12 años de edad.

El hombre detenido, de alrededor de 28 años, es docente y en el último tiempo se desempeñaba como reemplazante en una escuela técnica del sur de la ciudad, además de trabajar como profesor en una escuelita de fútbol del barrio Policiales durante las tardes. Desde el Ministerio de Educación confirmaron a Uno Santa Fe que el docente está en uso de licencia en la institución educativa desde el jueves 10 de mayo. Además, remarcaron que "se emitió un alerta para que no tome otro reemplazo en ninguna escuela hasta que la Justicia se expida".

Según relató Sandra, su hijo recibirá contención de un gabinete psicológico en el Hospital de Niños. "Ahora solo quiero que se haga justicia y que mi hijo pueda volver a su vida normal", sentenció.

Comentá y expresate