La investigación se inició a principios de 2018 pero recién en enero de este año el nombre del sacerdote colombiano Guillermo León Pulgarín Acevedo apareció entre las personas buscadas por la Interpol, acusado de violar a una nena de 3 años que estaba bajo su cuidado. Pese al pedido de captura nacional e internacional, el hombre logró permanecer prófugo hasta el martes a la noche, cuando lo identificaron caminando en pleno centro de la localidad bonaerense de Morón y quedó detenido.

Los presuntos abusos habrían ocurrido en 2017 en el Colegio Monseñor Solari de Morón y la denuncia la presentó el 10 de mayo de 2018 el padre de la víctima, Juan Ramón. De acuerdo a su testimonio, Acevedo le ofrecía “dulces” a su hija, la desnudaba y la hacía rezar en posición de “perrito”. Los cambios en la conducta de la menor fueron los que encendieron la luz de alerta en la familia y poco después confirmaron la grave sospecha.

“Ella me lo contó a principios de noviembre (de 2017) y siempre nombraba al padre Guillermo”, recordó hace dos años la mamá de la menor, Carmen, en diálogo con el diario Crónica. “Manifestó que la tocaron y que esta persona hizo un juego con ella”, añadió.

El cura se mantuvo prófugo desde entonces pero a principios de este año la búsqueda se intensificó y la Interpol publicó un alerta roja para dar con Acevedo. Poco después surgió la primera pista, que ubicaba al hombre nacido en el departamento de Antioquia en la localidad balnearia de La Lucila del Mar, donde tenía contactos y hay una congregación de su iglesia.

Tras una serie de tareas de inteligencia la División Búsqueda de Prófugos y Personas Desaparecidas de la Policía Federal cerró el círculo en el punto de partida,donde ocurrieron los abusos, en la provincia de Buenos Aires. Allí, caminando como si fuera un vecino más de Morón, lo encontraron horas atrás y quedó a disposición de la Fiscalía Número 4, indicó una fuente cercana a la causa a Infobae.

Acevedo quedó imputado por abuso sexual agravado por configurar un sometimiento sexual gravemente ultrajante para la víctima en concurso con corrupción de menores al ser encargado de la guarda de la menor, en su rol de ministro de culto religioso, en al menos dos oportunidades.

En Colombia, según detalló el diario El País, Acevedo habría sido el director del Centro de Reclusión Valle del Lili, el cual está destinado al tratamiento de menores involucrados en delitos. Bajo su dirección, 40 internos se fugaron y dos murieron. El sacerdote pertenecía en ese momento al grupo religioso católico Terciarios Capuchinos, el cual realizaba trabajo pedagógico dentro de la correccional, publicó TN.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Ante suba de contagios, ¿qué debería ocurrir con las clases presenciales en Entre Ríos?

Deben continuar las clases presenciales
Deben volver las clases virtuales
ver resultados

Las Más Leídas