Brigadistas de Delitos Rurales de Paraná interceptaron a cazadores furtivos con presas prohibidas a la vera del río Paraná, el último viernes.

Se trata de dos hombres que llevaban un carpincho y un guazuncho muertos como producto de la caza, animales cuya captura se encuentra prohibida debido a que son especies protegidas. Tenían un arma en condiciones legales.

Los cazadores furtivos fueron detenidos este viernes por la mañana a la vera del río Paraná en la zona conocida como Bajada de Nuñez, en el norte de la capital provincial, "llevando las presas faenadas, evisceradas, con cuero, sin despostar, depositadas en el plan de una canoa precaria fabricada de madera", señalaron las fuentes policiales y contaron que "la detención se produjo luego de que vecinos indignados, divisaran a estas personas arribando a la zona costera y manipularan estos animales a la vista de todos".

Fueron identificados un hombre de 43 años y un joven de 26, ambos domiciliados en Paraná, quienes "regresaban de una excursión de caza ilegal, teniendo en cuenta que en zona de Islas y Humedales se encuentra terminantemente prohibida la caza, transportando animales de la fauna silvestre autóctona: un ejemplar de guazuncho o corzuela parda y un ejemplar de carpincho o Hydrochoerus hydrochaeris", precisaron a AHORA desde la fuerza.

"A estos sujetos se les secuestró además un rifle calibre .22, con mira telescópica y cartuchería y ambas presas", añadieron.

Por el hecho, se labró un acta de infracción a la Ley Provincial se Caza 4.841 y "se procedió al secuestro de todos los elementos relacionados a la caza furtiva, ya que no ostentaban Permiso se Caza ni permiso del dueño del establecimiento, lo hacían en lugar no habilitado y con armamento de calibre inferior al estipulado por ley para la caza deportiva mayor", concluyeron.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate