Detuvieron al exjefe de Policía de la provincia de Santa Fe, Rafael Grau, por presunta corrupción institucional. El hombre fue apresado anoche tras 10 horas de allanamiento de la Policía de Seguridad Aeroportuaria en su casa, ubicada en Castelli al 4.400 de la capital santafesina.

Fue el titular de la fuerza entre septiembre de 2015 y marzo de 2016, cuando renunció en el contexto de que dos nenes de 7 años fueran heridos de bala en un club rosarino, en medio de una pelea entre bandas narco.

Grau está sospechado de supuesta asociación ilícita y de haber participado de maniobras fraudulentas por las cuales se habrían desviado fondos que eran para la reparación de patrulleros, en el marco de una investigación impulsada en marzo del año pasado por el propio Ministerio de Seguridad de la provincia, a cargo de Maximiliano Pullaro.

También fueron detenidos otros dos jefes policiales actualmente en actividad, que cuando comenzó la investigación se desempeñaban como jefes del Departamento Logística de plana mayor y la Habilitante de la fuerza, y cinco civiles -cuatro hombres y una mujer-.

La orden fue emitida por el fiscal Roberto Apullán, a cargo de la causa que investiga irregularidades en el manejo de fondos destinados a la reparación de patrulleros, presupuesto manejado por el Departamento de Logística, más conocido como D4.

La cara de Grau se hizo famosa a nivel nacional cuando se habían escapado los hermanos Martín y Cristian Lanatta además de Víctor Schilacci. El Ministerio de Seguridad de la Nación había confirmado la detención de los tres prófugos y fue el entonces jefe de Policía de Santa Fe quien tuvo que salir a desmentir la información y, desde Cayastá, dijo: “La única persona detenida por la Policía de Santa Fe es Martín Lanatta”.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate