El presidente de Israel, Reuven Rivlin, llamó este miércoles a poner fin a la "guerra civil" que enfrenta a árabes y judíos del país, en medio de la escalada de violencia en las calles y el intercambio de ataques aéreos entre el movimiento Hamás y el país hebreo.

En declaraciones al Canal 12, el mandatario se mostró "muy preocupado" por la tensión, y agregó que está "clamando" por la paz interna, mientras Israel afronta ataques de enemigos externos.

Rivlin insta "a todos los líderes locales, líderes religiosos, ciudadanos y padres" a que hagan "todo lo posible para detener esta cosa terrible que está sucediendo ante nuestros ojos".

"Estamos lidiando con una guerra civil entre nosotros sin ningún motivo. Por favor, detengan esta locura", pidió el presidente. "Se lo ruego. Este país nos pertenece a todos. Absténganse", añadió.

La escalada de tensión entre israelíes y palestinos ha alcanzado su punto álgido tras semanas de creciente hostilidad. Desde la escalada de violencia este lunes, al menos 67 personas han muerto en Gaza y siete en Israel.

Comentá y expresate