La Municipalidad de Paraná salió al cruce de versiones que indicaban que el agua de la ciudad no era apta para consumo humano. A través de un comunicado, el gobierno de Sergio Varisco sostuvo que los rumores de la presencia de "gusanos" en el suministro, fueron lanzados "por falta de conocimiento" y para "generar alarma en los vecinos".

A través de su Centro Integrador de Servicios Ciudadanos, desde el municipio llevaron "total tranquilidad a la ciudadanía respecto de la calidad del agua potable que se consume en la ciudad de Paraná". Y agregaron: "Desde la Subsecretaría de Saneamiento realizaron un informe donde se llega a la conclusión por parte los técnicos del área que en todos los casos el agua que se suministra desde las plantas o centros de distribución cumple con las condiciones de potabilidad requeridas".

En cuanto a las versiones que hablaban de "gusanos", desde la comuna explicaron: "La existencia de estructuras encontradas es atribuida a fenómenos locales domiciliarios y no a condiciones de potabilidad requeridas. En el documento realizado por la Subsecretaría de Saneamiento especifican que las estructuras que se hallaron en las muestras extraídas por los vecinos son coincidentes con las utilizadas por algunos insectos para colocar huevos".

Asimismo, se detalla en el informe que "en los casos con el que el área cuenta como referencia las estructuras son encontradas posteriormente al uso de alguna manguera que ha tenido restos de agua en su interior, en recipientes a la intemperie o canillas expuestas a condiciones similares".

Comentá y expresate