El expediente ya fue elevado a la Justicia y, entre otras diligencias, aguardan que el gitano implicado en el hecho sea citado a prestar declaración.

Una chica de Esquina había viajado a Entre Ríos a encontrarse con un muchacho al que conoció por las redes sociales. Una vez allá, los primeros momentos habrían sido agradables, pero luego de un par de días la situación se tornó desesperante.

La propia chica mantuvo contactos con su mamá vía telefónica. Desde la Policía revelaron que uno de los mensajes decía: “Mamá, no me dejes sola, no me abandones, no salgas del chat”.

En tal sentido, la muchacha le confesaba que el único lugar donde podía hablar con ella era cuando iba al baño, ya que en todo momento tenía a alguien siguiéndola y que controlaba cada movimiento que realizaba.

El caso fue judicializado a partir de la denuncia radicada por la madre en la comisaría de Esquina, donde contó el calvario que estaba viviendo su hija.

Desde la comisaría local, el propio jefe de la dependencia, comisario Carlos Quiroz, se puso al frente de la investigación y en cuestión de horas se logró ubicar a la joven y la pusieron a resguardo.

El propio Quiroz relató a El Litoral que “fue destacable el trabajo de la Policía de Entre Ríos que actuó de inmediato. Ellos tienen una Fiscalía de Violencia de Género a cargo de la doctora Valeria Vilches, quien facilitó mucho las cosas”.

En cuanto a las actuaciones, consideran que en la semana surgirían importantes novedades, publicó El Litoral.

Comentá y expresate