"Estamos totalmente en contra. No es novedad ni es la primera vez que se intenta esto. No sólo con consorcios sino que también con proyectos donde se han querido municipalizar los arreglos. Se llevan las máquinas de la DPV y cuando las devuelven no sirven más" señaló Lallana en contacto con el Nueve.

El dirigente gremial apuntó en ese sentido: "Se intenta crear una asociación civil que pueda tomar créditos, transfiriendo recursos. En Chaco hay 28 mil kilómetros de caminos, y la Vialidad conserva de 5 a 7 mil. Nosotros conservamos 23 mil y tenemos 2100 trabajadores. Es decir, ¿cuánto trabajadores viales van a quedar sin trabajo? Que no me digan que no es un intento privatista".

Lallana cree que el problema de la Dirección Provincial de Vialidad -DPV- no son los recursos humanos ni el equipamiento, sino que el presupuesto: "El impuesto a los combustibles se creó para las vialidades. De ese tributo, que recauda más de 80 mil millones, lo único que llega son 4 mil millones a repartir entre todas las provincias. Se ha degenerado y parte de esa plata va al Tesoro Nacional o al Fonavi, que incluso ahora se lo están sacando. Hay que poner en valor de nuevo ese impuesto".

Embed

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate