El grave entuerto internacional generado por las autoridades de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), que pactaron un partido de la selección nacional de fútbol en Israel y lo suspendieron en vísperas de su realización repercutió en el Congreso de la Nación, donde ya de por sí habían presentado proyectos cuestionando el partido en Jerusalén. El kirchnerista Horacio Pietragalla Corti y la diputada del PO Romina del Plá, por ejemplo, presentaron iniciativas en ese sentido.

Desde la otra vereda, la titular de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara baja, Cornelia Schmidt-Liermann, elevó este miércoles sus durísimos cuestionamientos. Tras destacar que “nuestro deporte, como nuestra cultura nos representa e identifica en el mundo entero y deben ser elementos para construir puentes de amistad y fraternidad entre las naciones”, recordó que “la fructífera relación que tiene nuestro país con el Estado de Israel está cumpliendo 70 años y seguiremos trabajando juntos para fomentar la sana competencia deportiva y el conocimiento entre ambos países”.

En ese marco, Schmidt-Liermann sostuvo que “la dirigencia de la AFA volvió a demostrar que no está a la altura de las circunstancias. No hay estrategia, solo improvisación y afán por el negocio. Exponen a nuestros jugadores nacionales y con ello a todo nuestro país”.

A través de un comunicado, la diputada del Pro advirtió que “a horas de un Mundial de fútbol la ‘dirigencia’ de AFA abre grietas con el Estado Vaticano y con el Estado de Israel. Y nos preguntamos perplejos: ¿qué parte de la diplomacia y la representación argentina en el mundo no se entendió?”.

“Lamentablemente la intolerancia, agresiones y racismo, como los intereses espurios acompañan al fútbol y siguen siendo un desafío para la política y la sociedad”, sostuvo la diputada.

Fue aun más lejos, al agregar la situación planteada con el papa Francisco. “Hasta donde sabemos, la AFA nunca confirmó la asistencia a la audiencia papal de la Selección. Nunca oficialmente la cancelaron. El Vaticano se habría enterado por los medios y al vencer el plazo de reconfirmación, bajaron el encuentro”, puntualizó la diputada, concluyendo que esto es una muestra de “desprolijidad y negligencia con nuestro Santo Padre”.

“Estoy en este momento en Ezeiza por tomar un vuelo que me llevará a Berlín. He sido invitada por ese país a fin de exponer sobre fútbol y política. Lamento tener ejemplos tan frescos para exponer allí”, concluye la diputada Cornelia Schmidt Liermann.

Comentá y expresate