La Justicia resolvió en las últimas horas no hacer lugar a la acción de amparo que pidió el cese del otorgamiento de autorizaciones municipales para la construcción de edificios de alturaen Paraná. La solicitud también bregaba la suspensión de todas las obras de altura en proceso en la ciudad de Paraná, por considerar que previamente se debería garantizar el derecho a ser oídos a los terceros posiblemente afectados.

"Esto no era un interés colectivo, sino que individual. Eran uno o dos vecinos que tienen problemas. Es una locura salir a parar la construcción, que implica más de 25 profesiones y 10 mil empleos por un problema en un edificio" remarcó el ingeniero Sergio Gastiazoro, de Aduver, en contacto con el Nueve.

Embed

Comentá y expresate