La Policía logró recuperar una moto robada en Paraná, de una manera muy particular. El delincuente dejó sus huellas digitales en una botella de vino, que pudo ser prueba suficiente para que los uniformados lo rastreen.

El personal policial dependiente de Comisaría Segunda, pasadas las 23.30 del domingo, tomaron conocimiento sobre la sustracción de una moto Honda CVX 250, que estaba estacionada con la llaves puestas fuera de una vivienda de calle 25 de Mayo.

Dicho rodado es de la propiedad de un joven de 28 años, quien lo había dejado estacionado en la vereda de la casa de su novia mientras tenía la puerta abierta. En cierto momento, escuchó ruido de encendido, salió y vio a un sujeto que se llevaba su moto por calle Pascual Palma hacia sur.

No obstante esto, el delincuente al llevarse la moto, dejó en el lugar una botella vino ¾, elemento en el que quedaron las huellas digitales, de donde el personal policial de Criminalística levantó los rastros correspondientes.

Ante ello, el personal policial al obtener el informe de la División rastros de quienes corresponden las huellas levantadas de la botella, comenzaron con las averiguaciones y lograron saber que el autor sería un vecino del Barrio Giachino.

Además, se supo a partir de testimonios que la moto estaría en el Barrio Paraná 16. Tras una ardua tarea, los uniformados lograron hallar el rodado escondido en la zona de calles Giorda y Burmeister.

En el lugar se realizaron las diligencias de rigor, secuestrándose formalmente la moto, interviniendo personal policial de la Dirección Criminalística, con conocimiento de la Fiscalía en turno.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Estás de acuerdo con que el horario de cursado se extienda una hora?

52.41% Si, estoy de acuerdo
47.59% No estoy de acuerdo
Total 7828 votos

Las Más Leídas