La Justicia de Paraná profundizó la investigación para desbaratar el funcionamiento ilegal de al menos siete consultorios y laboratorios de odontólogos en la capital entrerriana y en el departamento Diamante.

Las denuncias fueron impulsadas desde el Colegio de Odontólogos de la provincia de Entre Ríos, el de Protésicos y el propio Ministerio de Salud entrerriano que avaló el reclamo de esclarecimiento de esta actividad ilegal.

Este sábado se realizaron siete allanamientos en Paraná y en Diamante, que llevaron a comprobar la existencia de consultorios y laboratorios clandestinos, encabezados por personas que no contaban con las habilitaciones mínimas.

Como si esto fuera poco, el ejercicio ilegal de la profesión, se sumará un tema muy complejo para los denunciados, que es la afectación de la salud pública, habida cuenta que en los procedimientos se descubrieron laboratorios para la elaboración de prótesis y todo tipo de tratamientos odontológicos carentes de las mínimas medidas de salubridad e higiene.

Las autoridades del Colegio de Odontólogos y de Protésicos (mecánicos dentales) de Entre Ríos, desde hace un tiempo están velando con gran firmeza sobre la actividad, atacando el trabajo ilegal y clandestino que existe en varios puntos de la provincia.

A criterio de los responsables de los Colegios, esta última investigación llegó a detectar una organización ilegal muy bien aceitada en su funcionamiento. Trabajaban al margen de la ley, sin controles oficiales y con una irresponsabilidad absoluta entregando prótesis y hasta ortopedias bucales, sin resguardos sanitarios, lo que constituye un verdadero riesgo a la salud pública.

El fiscal Martín Abrahan se reunió con los referentes odontológicos y protésicos, por lo que dispuso que personal de la División Delitos Económicos de la Policía de Entre Ríos, realizara tareas de investigación para confirmar las denuncias.

Fue así que se dispuso este sábado, realizar siete allanamientos que fueron autorizados por el juez de Garantías Mauricio Mayer.

La Dirección de Investigaciones dispuso que todas las áreas de la repartición participaran de los procedimientos judiciales. Fue así, que los uniformados requisaron seis casas en Paraná y una en Aldea Protestante.

En los operativos policiales, se confirmó la existencia de seis laboratorios clandestinos, por lo que se dispuso desde la Justicia, individualizar a los responsables de los emprendimientos odontológicos ilegales.

En los allanamientos, se estableció que los aparentes profesionales de la salud bucal, no contaban con la matricula habilitante vigente en la actividad de protesista dental, como así también con la matricula para el ejercicio de la profesión de odontológo.

En la investigación, se verificó que estas personas ofrecían sus servicios para la ejecución de prótesis dentales, incluso, realizaban aparatos de ortopedia y ortodoncia.

Dichos laboratorios fueron localizados en calle Cuba al final, donde se debe bajar por una barranca en cercanías de un arroyo; en calle Mihura y Almafuerte; en calle Ameghino, en Florencio Sanchez; 3 de Febrero y el último en la localidad de Aldea Protestante.

El personal de Delitos Económicos, fue acompañado por autoridades del Colegio de Odontología y de Protésicos, como también el propio director de Odontología del Ministerio de Salud, Guillermo Brugo.

Se informó a UNO por parte de los denunciantes, que en algunos de los laboratorios allanados, se encontró equipamiento y material muy costoso, millonario que debió ser adquirido con la actividad ilegal.

Así y todo, se alertó que un tema que quedó debidamente registrado, fue que numerosas herramientas, instrumental e incluso prótesis que se estaban elaborando, se encontraban sin el adecuado tratamiento sanitario para preservar la higiene y la calidad. Es más, algún material, estaba sucio con sangre, infectado y oxidado.

El director de Odontología de la provincia, Guillermo Brugo, y al respecto, indicó: "Este acción de los Colegios, la Justicia, la Policía y el Ministerio de Salud, tienen por objetivo ordenar estas actividades, y depurar las personas que no cuentan con la matriculación necesaria".

El funcionario explicó: "Un tema que me preocupó, no es solo lo vinculado con la actividad ilegal, trucha que esta gente desplega, sino tambien que mucho de ese material y prótesis no cuentan con la garantía necesaria de un buen trabajo profesional".

"Hubo casos que por estas cuestiones de prótesis sin salubridad, luego provocan en la cavidad bucal lesiones o enfermedades, como el cáncer de boca, por lo que hay que tener mucho cuidado a la hora de elegir a una persona que realice este tipo de trabajos", resaltó.

En los allanamientos, se ordenó el secuestro de los teléfonos celulares, posnet de Mercado Pago, tarjetas personales de profesionales, agendas con datos de trabajos realizados y/o a realizar, instrumental y equipo de laboratorio e instrumentos que demuestran el ejercicio de la odontología y protésico dental. Además, se incautó potes y bolsas con acrílicos, alginato, monomero, fosfato de zinc, pasta para pulir, pulidoras, minitornos, sierras, muflas, bridas para muflas, mecheros de alcohol, flameadores, elementos para pulir, herramientas de odolontólogos, camillas, biombos de telas, entre otros instrumentos.

En el Aldea Protestante, además encontraron un arma de fuego larga marca Sole calibre 16, un arma de fuego larga tipo carabina calibre.22 marca Mahely y un revolver calibre 38 largo marca Smithy Wesson.

En los procedimientos fueron localizadas cerca de 300 prótesis, es decir que había 300 personas que estaban esperando el trabajo de los profesionales ilegales.

Se comentó por parte de los investigadores, que una prótesis superior, tiene un valor en el mercado de unos 7.000 pesos, pero estas personas, podrían llegar a ofrecerlas mucho más baratas a sus clientes.

Desde el Colegio de Odontólogos y de Protésicos, se solicitó al Ministerio de Salud que emane resoluciones que exijan a los comercios y locales proveedores de material odontológicos, exigir a los compradores si o sí, la documentación y matriculación para que el problema comience a solucionarse.

Gran parte de estos profesionales truchos, difunden sus trabajos -que no están garantizados-, a través de las redes sociales, o bien del denominado boca a boca, recorriendo barrios, dejando tarjetas con promociones en comercios o entidades.

Está acreditado que los protesistas hacían el trabajo de odontólogía, y los odontólogos atendían sin tener la carrera aprobada.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate