martes 16 de abril de 2024
Ahora

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Hoy mide 1,98

Ser bajito, el miedo que atormentó a Manu Ginóbili cuando era chico

El basquetbolista más importante de la historia argentina estaba atormentado por su falta de estatura. Dejó de crecer a los 15 años: visitó a un pediatra, a un bioquímico y entrenó como nunca. Hoy, con cuatro anillos de NBA, le piden una temporada más

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Cuando uno es chico no entiende de imposibles. No hay barreras ni límites para la imaginación. Nos enseñan que en esta vida podemos ser lo que queramos. "Si trabajás duro lo vas a lograr", te dicen. En Argentina miles de chicos practican deporte y se ilusionan con jugar al fútbol de manera profesional. Pero en Bahía Blanca se respira básquet. Es la tierra de Emanuel Ginóbili, quien hoy cumple 41 años y es todo un ícono.

En esta ciudad viven 300 mil personas y en la actualidad hay 22 clubes de básquet afiliados a la Asociación Bahiense. No practicar este deporte sería lo raro en Bahía Blanca. El pequeño Manu no iba a ser la excepción: a los 8 años se anotó en Bahiense del Norte, club donde se formaría el basquetbolista más importante de la historia argentina.

Con el correr de los años, partidos y torneos el mini Ginóbili creció deportivamente. Pero había algo que lo atormentaba: su estatura. Manu crecía muy lento comparado a sus dos hermanos mayores, Leandro y Sebastián, quienes se hacían su lugar en el básquet de Bahía Blanca. Lo que hacía era medirse y hacer una marca con lapicera en la pared.

A los 15 años su crecimiento se estancó. Su familia contó en una entrevista que Manu llegó a tomar pastillas de hígado, rico en vitamina A, que ayudaría en el crecimiento de los huesos. El miedo en Ginóbili era tan grande que después de tanto insistir fue a visitar a un pediatra para que le hiciera un estudio de proyección de estatura; el mismo arrojó que mediría 1,85 metros... y falló. Hoy está en 1,98 metros.

El libro "Manu, el héroe" cuenta otro detalle casi desconocido de cómo hizo Ginóbili para crecer un poco más. Visitó a un bioquímico, Raúl Herrero, que le dio consejos de nutrición: a su dieta le agregó proteínas. Es así como comenzó a beber un batido de hígado, huevo y banana. "Yo creo que por una de esas locuras es que mi hermano pasó los 1,90. Se cagó en todos, le ganó a la naturaleza", contó su hermano Leandro.

Michael Jordan, su gran ídolo

Ginóbili creció en una ciudad que respira básquet. Su padre jugó al básquet. Sus hermanos jugaron al básquet. ¿Quién más podía ser su ídolo? Y sí, el gran Michael Jordan.

El ganador de siete anillos de NBA siempre fue el gran espejo del bahiense. De chico, Manu tenía un póster gigante de Jordan en su habitación y miraba casi todos sus partidos en Chicago Bulls.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar