Una madre denunció en Fiscalía que su hijo fue maltratado por un ordenanza dentro del establecimiento educativo de primera donde concurre su hijo en Paraná.

Tania, madre del menor declaró su versión en Radio La voz de como sucedieron los hechos: "Todo comenzó el día 29 de agosto en horario escolar, mi hijo concurre al comedor donde ese día había faltante de personal por lo que el almuerzo estaba demorado y los niños comenzaron a inquietarse y a cantar (acción típica de los niños de esa edad)".

"No era solamente mi hijo sino que lo acompañaban 25 chicos mas en el lugar, en un momento y ante el pedido de calmar a los niños ingresa uno de los ordenanzas al comedor tomó por la mochila de manera brusca a mi hijo, lo sacude y lo tira al patio amenazándolo de que le iba a tirar la comida al patio para que coma de ahí como si fuera un perro".

"Al enterarme fui a la escuela a hacer un acta de lo sucedido con la directora del establecimiento y en ese momento mientras tomaban nota reviso a mi hijo y le encuentro en la nuca, la marca de una mano como un golpe", relató.

Y agregó: "Todo quedó plasmado en el acta pero lamentablemente por mi estado de enojo y nerviosismo no me dí cuenta de hacerle una copia".

Según dichos de la madre del menor, hay intereses de por medio, ya que la directora mantendría una relación amorosa con el acusado de maltratar al menor, motivo por el cual la misma no dio aviso a la Departamental de Escuelas.

"Pasados los días y más tranquilos mi hijo retomó las actividades escolares, pero al llegar el ordenanza comenzó a intimidarlo con miradas inapropiadas y demás actitudes", dijo a La Voz.

"El día 5 de septiembre al no tener respuesta alguna por parte de los directivos realicé la denuncia en Fiscalía, pero como respuesta recibí que no mi hijo"no había sufrido lesiones graves por no haber sangrado" así que penalmente no se podía hacer nada".

"Desde el Consejo General de Educación tomaron mi caso con la promesa de agotar los recursos para poder darme una solución", manifestó la madre del menor.

El malestar de la madre es porque el ordenanza aún sigue prestando servicios en el establecimiento donde concurre su hijo y exige que sea cambiado de horario porque teme por represalias hacia el niño.

Fuente: Radio La Voz

Comentá y expresate