Sucedió en Zimbabwe, donde una mujer tuvo sexo con su expareja y su vagina quedó completamente deformada y con daños severos debido a su pene "extremadamente largo". Por esta razón, deberá afrontar una costosa cirugía de reconstrucción.

Lo que debería haber sido un acto de placer se convirtió en una pesadilla para Silindile Mangena, una joven de 29 años que demandó a su expareja Mugove Kurimade 37 años por su gigantesco miembro.

Mangena se presentó con sus abogados, hizo la denuncia y el caso llegó hasta la Corte Suprema de Justicia de Zimbabwe, donde aún resta la resolución para determinar la responsabilidad de Kurima. La mujer denunció que no fue responsable durante el acto sexual.

El costo total de la intervención es de 150.000 rands, es decir, 10.500 dólares (386.000 pesos). La relación se mantuvo durante 2016 y lo dejó de ver cuando comenzó a sentir dolor en la zona genital.

Fuente: Crónica.

Comentá y expresate