Recién llegado al país, donde se tomará algunos días de descanso antes de volver al ruedo, Juan Martín Del Potro analizó el gran campeonato que realizó en el Abierto de los EE.UU. y donde alcanzó la final por segunda vez.

"A éste ya lo pongo en el podio de mis mejores años, con mi mejor ranking, regularidad en Grand Slams, una final después de nueve años y pelear con Roger, Rafa y Nole. Puedo cerrarlo como el mejor", aseguró.

El jugador confirmó que en lo que resta del año, jugará la Laver Cup, realizará una gira por Asia y finalizará compitiendo en el Master de Londres, el cual planteó como su próximo objetivo. Claro está, para ello tiene que clasificar (ingresan los 8 primeros del ranking) pero es muy probable que el argentino llegue sin problemas. La clave estará en el descanso. Según confesó el propio tenista, "cuando descanso es cuando mejor compito" y dio a entender que quizás relegue algún torneo para llegar de la mejor manera a fin de año.

Delpo se refirió también al momento que vivió inmediatamente después de perder la final ante Djokovic y en el que comenzó a llorar: "Esta derrota me hizo llorar como hace mucho no lloraba, por las sensaciones encontradas de volver a estar en un partido de esta magnitud", soltó. En ese momento, el serbio tuvo un enorme gesto de campeón al acercarse para intentar consolar a la Torre de Tandil con quien tiene una muy buena relación: "Nole me dijo que admiraba mucho la forma en la que había vuelto después de todo lo que me pasó",aclaró Del Potro.

Finalmente, el argentino repartió elogios para Djokovic quien alcanzó los 14 torneos de Grand Slam, la misma cifra que el eterno Pete Sampras: "Djokovic era una pared. Tuve un pequeño levante en el segundo set pero ahí estuvo. Es uno de los mejores de la historia. Él, Roger y Rafa son personas comunes con la pequeña diferencia de ser leyendas de este deporte. Es un privilegio estar en su era y aprender de ellos cada vez que los veo", concluyó.

Fuente: TNT Sports

Comentá y expresate