En la audiencia de este martes de las causas Narcoavioneta y Narcomunicipio declaró Guillermo Cuesta, miembro del Servicio Penitenciario que participó de una de las requisas realizadas en la celda de Daniel "Tavi" Celis en el año 2017. El funcionario, que se ha desempeñado como jefe de seguridad interna en la Unidad Penal N° 1, brindó detalles del procedimiento que involucró al único imputado en ambas causas.

Tras su declaración, donde se extendió y contestó preguntas en torno a su trabajo en la Unidad Penal, el abogado Miguel Cullen, que representa al intendente Sergio Varisco, solicitó que el Servicio Penitenciario remita el legajo donde consta el secuestro del aparato de telefonía.

La duda surge en torno a quién ordenó esa requisa, o si surgió de un procedimiento de rutina, y por qué la prueba fue remitida a la Justicia Federal, cuando el interno cumplía prisión por un delito que investigó la Justicia ordinaria.

Ese celular constituye una prueba clave en la causa, ya que desde allí comenzaron a conocerse los presuntos vínculos de la banda dedicada al comercio de estupefacientes con miembros del gobierno municipal.

El Tribunal Oral Federal, presidido por Lilia Carnero, hizo lugar al pedido y se remitirá la solicitud al Servicio Penitenciario.

En la audiencia de este martes declararon otros seis testigos propuestos por el abogado Augusto Lafferriere, a cargo de las defensas de Cristian Javier Silva y Patricio Larrosa. Los testimonios buscaron aportar detalles sobre las actividades laborales y las costumbres de los imputados, apuntando a desligarlos de aquellos indicios que los vinculan con la banda de Celis.

Asimismo, al comienzo de la audiencia brindó declaración el imputado Hernán Rivero, quien también se refirió a sus actividades comerciales y sus vínculos de negocios con otros imputados, entre ellos Silva.

El próximo lunes a partir de las 10 horas se retomarán las audiencias, donde está prevista la presencia de nueve testigos.

Comentá y expresate