sábado 11 de mayo de 2024
Ahora

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Una mirada desde la alcantarilla

Anotaciones en paro

Una confesión

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Quiero decir que tengo miedo, yo que soy una mujer automáticamente tildada de fuerte y mi escritura de potente, tengo las ansiedades que trae el presente, una proyección interminable de caídas como fichas de ajedrez. Hombres y mujeres desfilan todos los días por mi puerta, piden cosas, cualquier cosa, algo que se pueda masticar y deglutir, algo que abrigue, no importa qué, después vienen las pérdidas de trabajo de gente que se creía segura, la tarjeta sumando el saldo anterior y el interés comiéndoles las uñas. Esa gente tiene un nombre y una historia, algunas tienen un afecto, otras no, otras pienso bien hecho por fascista y después en la voz interior se enciende el discurso bíblico, lo fácil que es querer al que nos quiere, lo difícil que es perdonar al que nos hiere, una breve culpa que reviso como a los frascos de arroz. Estoy llena de gorgojos, en las orejas el sonido de los tábanos, en la piel la picazón: estamos en el borde del abismo: nuestro turno se acerca. Hay una boca de lobo abierta dispuesta a tragar lo que caiga: tu casa, tu hipoteca, tu salud, la enfermedad de tu hijo, el talento del joven que practica un deporte y que nadie sabrá que era el nuevo Maradona, morirán con nosotros todos los sueños. Tengo miedo, pero la bronca siempre le ha ganado al temor. Mi rabia es el impulso y escribo, digo en voz alta, firmo con mi nombre del tamaño de una polilla y con el trazo de la mandíbula de las termitas. No me importa quemar las alas, vuelven a crecer o nos hacemos dragones cuando esperan ver que nos estrellamos. Un día escribió Martín Rodríguez un tuit que decía: Lo bueno de saber cuánto cuesta un paro es que por fin aceptan lo que nunca dicen: que los trabajadores producen riqueza. Porque el resto de los días a los trabajadores los tratan como a un costo.

*

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar