lunes 17 de junio de 2024
Ahora

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Una mirada desde la alcantarilla

Anotaciones ilusas

Vivir cerca

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

*

*

Vivir cerca

Tuve la suerte de vivir muy cerca de las casas familiares de algunas compañeras de la escuela, éramos chicas y nos conocíamos desde jardín y también por vivir en la misma ciudad, por la única iglesia católica, por los comercios que frecuentábamos con nuestros padres o hermanos, por ver el mismo avión a chorros y saludarlo con emoción algún domingo.

Mis amigas que más cerca vivían de mi casa y yo de ellas, eran Luz y Gina. Todas las siestas nos hablábamos por teléfono para preguntarnos algo sobre las tareas, para ir a inglés o para vernos en la plaza que nos quedaba a poquitas cuadras, allí también vendrían otras más y sabríamos todas cuál era el mejor escondite, cómo evitar las espinas del ceibo, dónde meaban los varones.

No recuerdo haber tenido tardes enteras sin estar jugando con alguna amiga, la ciudad chiquita como un puño, las caras siempre conocidas, el arrojo de una infancia ingenua que podía moverse sola sin tanto temor, con cuidados siempre, pero sin el sobresalto permanente.

Ayer supe que mi amiga Gina que ya vive hace años en Buenos Aires, se va con su familia a España.

–¿¡A vivir!?

–Sí, estamos mudando todo, Julio ya está allá. Mi último día laboral acá es mañana.

Todos los pálpitos en la boca, alegrías y preguntas en el chat grupal. Un verso de Anne Carson dice “Las ciudades son la ilusión de que, en cierta medida, las cosas perduran juntas, mi pera, tu invierno.” Repasé nuestros rostros a lo largo de esta amistad, Gina con anteojos ahumados en la foto de cinco años, los rulos, el alisado, en las escalinatas del colegio de escribanos de Paraná, en la oficina del Conicet recibiendo un bolso que olvidé en un hotel en mi último viaje a Capital, un desayuno juntas allá, la letra de sus cuadernos en hojas Gloria, su cara con la bandera, sus años sentada en el mismo banco que Gladys, las filas compartidas pidiéndonos liquid paper, la risa estruendosa, su hija Florcita mandando audios, sus padres caminando en una misa, los planes de vernos en otro continente.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar