martes 18 de junio de 2024
Ahora

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Una mirada desde la alcantarilla

Anotaciones con epígrafe

Los monstruos bien peinados, como Emma

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

*

*

Los monstruos, bien peinados, para dentro

La hija pasa la plancha por su pelo, alisa las pelusas que se despegan de su frente. Tiene la cara contra el espejo, las pestañas curvas como otra cintura, calza brillos en el lagrimal. Una gota dura que resplandece, un lucero en el nombre tatuado. En su cadera, un aro brilla desde el ombligo y forma un arcoiris con el reflejo de la luz. Esparce perfume en sus muñecas, abre la noche desde las persianas, tiene branquias y no necesita respirar. Revisa su espalda y sonríe al ver su pelo largo hasta el inicio de la cola. Podría ser una yegua, albergar a un tigre entre sus uñas, esconder termitas en la boca, rajar una yugular con su belleza. La hija es ahora una mujer. Y sale de su casa, como dejando una jaula siempre abierta.

*

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar