"Cuando me enteré que era él, me entró una desesperación... No sabía qué hacer. No lo podía creer, no sabía qué pensar. Es espantoso", dijo el trabajador, quien se comunicó con la familia de la víctima y luego con la Policía, al enterarse de lo que tenía en su poder podía pertenecer a la mujer asesinada.

Embed

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate