Todavía es una incógnita el móvil del crimen de Giuliano Ramira, el joven de 26 años que fue asesinado de una veintena de puñaladas en Paraná, cuya muerte se conoció el último domingo tras el hallazgo de su cuerpo en calle Garrigó.

Al hecho se lo autoadjudicó un joven de 23 años que tras entregarse, permanece detenido y ya fue imputado por el homicidio.

"No suele pasar, llamó mucho la atención que se entregara", reconoció en diálogo con el Nueve Miguel Delavalle, subjefe de la División Homicidios de la Policía de Entre Ríos, quien lleva adelante la investigación policial por el fatal hecho de sangre.

El funcionario policial dijo que tras la confesión del presunto autor, se allanó su vivienda y se secuestraron elementos de interés para la causa. "El joven se presentó con el padre en Comisaría 13 y manifestó ser el autor del crimen de calle Garrigó", recordó Delavalle. Sin embargo, dijo, este joven "no dio precisiones ni corresponde tomarle declaración en el lugar sin presencia de su abogado defensor".

Además, se refirió al dato que podría abonar una de las hipótesis del crimen: que Ramira se dedicaba a prestar dinero.

Los detalles del hecho y los avances en la investigación:

Embed

Comentá y expresate