China decretó una cuarentena el jueves sobre dos ciudades situadas en el epicentro de un nuevo brote de coronavirus. Luego de que este virus haya acabado con la vida de 25 personas, y haya infectado a casi 600, las autoridades sanitarias de todo el mundo intentan impedir una pandemia mundial.

Las autoridades habían confirmado 571 casos y 17 muertes hasta última hora del miércoles, pero según Comisión Nacional de Salud de China, el número ha aumentado: "Las personas bajo observación por una sospecha de contagio con el coronavirus ascendieron a 260 unidades, llevando el total de casos examinados a 1.441".

La Comisión Nacional de Salud de China también aseguró que actualmente hay 662 personas en observación, mientras 779 resultaron negativas a los tests.

Los responsables sanitarios temen que la tasa de transmisión se acelere, ya que cientos de millones de chinos se desplazarán tanto en el país como en el extranjero durante las vacaciones del Año Nuevo Lunar, que comienza el sábado. Se cree que la cepa del virus, hasta ahora desconocida, surgió a finales del año pasado del comercio ilegal de animales salvajes en un mercado de la ciudad de Wuhan.

Wuhan, una ciudad en alerta y emergencia

Por su parte, la mayor parte del transporte en Wuhan, una localidad de 11 millones de habitantes, fue suspendida en la mañana del jueves y se pidió a los ciudadanos que no abandonen la ciudad, ya que podrían propagar el virus en caso de tenerlo. Horas más tarde, medios estatales en la vecina Huanggang, de unos 6 millones de personas, anunció una prohibición similar.

El gobierno local de Wuhan dijo que cerraría todas las redes de transporte urbano y suspendería los vuelos salientes desde las 10.00 hora local del jueves. Sin embargo, medios nacionales dijeron que algunas aerolíneas seguían operando tras el plazo límite. En cambio, según los medios estatales, las cabinas de peaje de las autopistas de Wuhan también estarán cerradas, lo que cortaría de facto las salidas por carretera.

Mientras la ciudad caía en el aislamiento, los residentes acudieron a los hospitales para someterse a revisiones y luchaban por conseguir suministros, vaciando las góndolas de los supermercados y haciendo colas para conseguir gasolina. Por su parte, las autoridades de Huanggang ordenaron el cierre de instalaciones de ocio cubiertas como cines y cafeterías con internet, al tiempo que pidieron a los residentes que no abandonen la ciudad, salvo en circunstancias especiales.

De los otros ocho casos conocidos en todo el mundo, Tailandia ha confirmado cuatro, mientras que Japón, Corea del Sur, Taiwán y los Estados Unidos han registrado uno cada uno, publicó Ámbito.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate