En la provincia de Santiago del Estero había relativamente pocos casos de coronavirus, sin embargo en estos últimos días se registró un gran brote de casos y el culpable fue Luis Gerardo Ávila, conocido en el ambiente de la salud como el paciente positivo número 41. El hombre de 52 años residente del barrio Colón de la ciudad Capital presentaba síntomas del virus, sin embargo eso no le impidió asistir a reuniones sociales como asados y a "pasearse" por las localidades de Santiago y La Banda.

Debido a esta irresponsable forma de manejarse, el juez de Control y Garantias, Dr. Darío Alarcón, ordenó la detención del hombre. Efectivos de la policía se trasladaron al hospital Independencia, donde se encuentra internado Ávila, y le informaron que se encontraba privado de su libertad. El sujeto quedará con custodia policial hasta que sea dado de alta y pueda ser trasladado a una sede policial.

En esta línea, el Dr. Sebastián Robles, representante del Ministerio Público, imputó a Luis Ávila de los delitos de “propagación de una enfermedad peligrosa y contagiosa” (artículo 202 del Código Penal), y “violación a las medidas adoptadas para impedir la introducción o propagación de una epidemia” (Art. 205), en perjuicio de la salud pública.

De acuerdo con el Código Penal la violación del artículo 205 tiene penas de entre 6 meses a dos años de prisión, mientras que la violación del artículo 202 prevé sanciones de hasta 15 años de prisión. En esta línea, la multa podría superar los $100.000. En el caso de que por el accionar del sospechoso se produzcan muertes, las sanciones serán más severas.

Según algunas fuentes del caso, el fiscal tiene previsto indagar a Ávila el próximo martes. Aun no se sabe qué tipo de defensa usará para excusarse de su inconsciente forma de manejarse que puso en riesgo a decenas de personas que hoy en día se encuentran infectadas de coronavirus.

Comentá y expresate