Ana tiene Mal de Parkinson desde hace años. Su situación se fue agravando con el paso del tiempo y eso la motivó a operarse. Los médicos le dieron la aprobación para hacerlo y y avanzó, con la esperanza de "mejorar la calidad de vida" ya que "no es una solución definitiva, porque la enfermedad no se cura".

"Cuando me fui a operar ya no caminaba, no movía los brazos, no se me entendía cuando hablaba. Tomé la decisión de que así no podía seguir viviendo", contó en diálogo con el Nueve. El 23 de marzo se operó, tras un proceso iniciado hace un año y luego de que analizaran si la cirugía era factible.

Los primeros síntomas comenzaron 17 años atrás, "cuando estaba dando clases en una escuela y me empezó a temblar el brazo izquierdo y la pierna izquierda. Ahí empezó, pero yo no sabía. En Villa Libertador San Martín me diagnosticaron la enfermedad".

"Lo principal es no entregarse, luchar contra la enfermedad. Yo hice yoga, gimnasia acuática. Eso me ayudó muchísimo, e incluso el médico se sorprendía", contó, con el objetivo de que otras personas intenten hacerle frente al Parkinson. "Cuesta, pero lo que uno logra es impagable", afirmó.

Mirá el emotivo relato:

Embed

Comentá y expresate