Una mujer fue condenada a prisión perpetua en Corrientes por haber matado a golpes a su hija recién nacida en octubre de 2018 y ocultar el cuerpo dentro de un ropero.

El Tribunal Oral Penal 2 de Corrientes, integrado por los jueces Ariel Azcona, Román Facundo Esquivel y Juan José Cocchia, por unanimidad, encontró culpable del delito de homicidio agravado por el vínculo en grado de autora material a María Elizabeth Insaurralde (35), por el crimen de su hija.

La pena de prisión perpetua para Insaurralde se ajustó al pedido del fiscal Gustavo Schmitt en su alegato; en tanto que la defensa particular, a cargo del abogado Héctor Ortigueira, había solicitado que sea absuelta.

"Mató porque quiso matar", dijo el fiscal Schmitt, al informar que a lo largo del debate se incorporaron evidencias surgidas de la autopsia, en las que se comprobó que la beba presentaba "como mínimo siete golpes en la cabeza".

La mujer, que estaba detenida con prisión preventiva en el Instituto Pelletier de la capital correntina, "había ocultado su embarazo y en el momento de parir, hecho que ocurrió en su habitación, determinó que otra hija suya vaya con su padre, de quien está separada", explicó el fiscal.

Por su parte, la defensa basó su estrategia en señalar que la imputada desconocía que estaba embarazada, que se trató de un parto fortuito por el cual tuvo una hemorragia que le hizo perder el conocimiento y al desmayarse se le cayó la beba al suelo.

"Eso quedó descartado ya que la bebé fue encontrada envuelta en una campera dentro de un armario de la habitación", señaló Schmitt.

Fuente: Télam

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate