En la primera audiencia del juicio, Carrasco utilizó su derecho de declarar, pero adelantó que no contestaría preguntas. Aseguró que era inocente y que las acusaciones respondían a una "persecución política", producto de su distanciamiento con el kirchnerismo.

Ante el tribunal, el periodista argumentó: "No soy un violador, la mera cuestión de la palabra me da vergüenza. Pude haber destratado a alguien, ser irrespetuoso, pero de ahí a cometer un delito. No soy una persona violenta, no he recibido en toda mi vida una denuncia por violencia y he convivido con cuatro chicas".

Comentá y expresate