Luisa Esther Toledo fue condenada a tres años de prisión de cumplimiento efectivo al ser encontrada autora material y penalmente responsable del delito de privación ilegítima de la libertad doblemente calificada por el uso de violencia y amenazas en el Monasterio de la Preciosísima Sangre y Nuestra Señora del Carmen -conocido como el convento de las Carmelitas Descalzas de Nogoyá- cuando era la priora del lugar.

Así lo sentenció el Tribunal de Juicio y Apelaciones de Gualeguay la mañana de este viernes. La monja "deberá cumplir la condena en la Unidad Penal 6 de Paraná una vez que la presente adquiera ejecutividad", es decir hasta que quede firme la sentencia. Mientras tanto, "está sin ninguna medida restrictiva de libertad. La única obligación que tiene es avisar al Tribunal cualquier cambio de domicilio", detallaron a AHORA.

El Tribunal decidió que la pena solicitada por la Fiscalía, de 6 años y medio de prisión, era excesiva, teniendo en cuenta que Toledo "desarrolló prácticamente toda su vida en los regímenes de enclaustramiento en condiciones también de especial rigurosidad, teniendo en cuenta su edad y su especial estado de salud".

La lectura de los fundamentos completos de la sentencia será el lunes 29 de julio a las 8.45.

Embed

Comentá y expresate