Gabriel Flores se hizo conocido en redes sociales por haber desaparecido y desde la escuela Parroquial de Oro Verde se lo comenzó a buscar intensamente. Era profesor de música de dicha institución y había sido puesto ahí por su amigo, el cura Alfredo Nicola. Sin embargo, con el correr de las horas se supo que Flores se había escapado a una isla y luego se presentó espontáneamente en una comisaría de Paraná.

El motivo real de su desaparición temporal había sido que lo descubrieron de haber abusado de uno de sus alumnos.

Este jueves, Flores fue condenado a tres años de pena condicional por el delito de abuso sexual simple agravado por ser encargado de la educación de la víctima. La pena la cumplirá en la provincia de Misiones y se le impusieron restricciones de acercamiento a la víctima y la imposibilidad de volver a estar al frente de alumnos menores de edad.

El juez de Garantías Nº2, Eduardo Ruhl, decidió ayer hacer lugar al acuerdo de juicio abreviado que le presentaron, con el consentimiento del imputado Gabriel Emanuel Flores, de 28 años, profesor de música, la fiscal, Agustina Pietranera, el querellante, Cristian Ermácora, y el defensor, Andrés Bacigalupo, por el que condenó al imputado a la pena de tres años de cumplimiento condicional más la inhabilitación especial perpetua, por el delito de Abuso sexual simple agravado por ser encargado de la educación de la víctima.

En el acta se dejó expresa constancia del la ausencia de la representante del Ministerio Pupilar, quien estaba debidamente notificada, y del imputado, que fue eximido por el juez de concurrir a la presente audiencia, puesto que se encuentra en Misiones, adonde viajó cuando durante la Investigación Penal Preparatoria (IPP) se le impusieron restricciones.

Tratamiento

El condenado también deberá observar normas de conducta por el plazo de la condena. Además de las de rigor, consistentes en fijar domicilio, y en caso de modificar el mismo, la obligación de informarlo; la prohibición de realizar cualquier tipo de acto violento, molesto y/o perturbador, a la víctima y su grupo familiar por sí o por interpósita persona; y la prohibición de acercamiento en cualquier lugar público o privado en que la víctima se encuentre; el condenado deberá realizar un tratamiento psicológico y/o psiquiátrico en una institución de la salud a determinar ante Oficina de Medidas Alternativas (OM), sujeto al criterio médico y conforme al plan que se establezca, hasta el correspondiente alta médica o cumplimiento del plazo de la condena, lo que ocurra primero”, publicó El Diario.

El hecho

El profesor fue acusado de abusar de un chico de 11 años cuando le daba clases de música. En este sentido, se tuvo en cuenta que el docente le daba clases particulares al chico porque también era su profesor en la escuela privada de Oro Verde, a la que concurría la víctima. La imputación consistió en que "sin poder precisarse fecha exacta, durante el transcurso del mes de octubre o septiembre de 2016, en circunstancias en que Flores, se encontraba al cuidado del menor de 11 años, mientras se encontraba dándole clase particular de guitarra, en una de la habitaciones de la vivienda que habitaba en Oro Verde”, procedió a intentar abusar del niño, quien inmediatamente repelió el repudiable accionar del docente.

Entre las pruebas que se consideraron para comprobar la responsabilidad del profesor se enumeró la denuncia realizada por la madre de la víctima en la comisaría de Oro Verde, en la que da cuenta del hecho en que resultó víctima su hijo menor de edad, relató que coincidió con el testimonio brindado por el chico ante la psicóloga del Equipo Interdisciplinario del Ministerio Público de la Defensa, bajo la modalidad de Cámara Gesell.

Desaparecido

La situación de Flores cobró estado público porque en los días posteriores a la denuncia estuvo dos días desaparecido, lo que generó un importante despliegue policial para dar con su paradero. El jueves 16 se presentó en la comisaría décimo tercera, donde refirió que intentó suicidarse arrojándose al río, con el propósito de nadar hasta quedar agotado y sin fuerzas sumergirse en las profundas y caudalosas aguas del río, en zona de Paraje La Virgen. En aquel momento, profesionales con vasta experiencia en investigaciones en zonas de monte y río, plantearon sus dudas respecto de aquella versión. Un experto en aquellas pesquisas deslizó su duda respecto a la capacidad de nado de Flores, quien no presentaba un estado físico acorde al esfuerzo. Así, tras señalar “lo dificultoso que es para un nadador con experiencia en aguas abiertas atravesar esa zona del río”, planteó el interrogante “¿tan buen nadador es este hombre? Porque el río en Paraje La Virgen presenta fuertes remolinos y pozos pesqueros de hasta 30 metros de profundidad”.

Otro interrogante que se deslizó consistió en las condiciones en las que Flores estuvo dos días en la isla, solo y sin alimentos ni agua. “Es difícil de aceptar que estuvo dos días en la isla sin agua, alimentos, ni resguardo. Cualquier persona que conoce las condiciones que ofrecen los escenarios isleños sabe de lo duro que es estar allí”. En este sentido, se especuló con que no habría cruzado a nado, sino que lo hizo con la ayuda de algún pescador de la zona, quien después lo habría buscado y regresado a tierra firme, sosteniendo la versión del intento de suicidio “para victimizarse”.

Comentá y expresate

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Conflicto con el transporte: ¿qué es lo que más te preocupa?

La suba del boleto
Los horarios y frecuencias
Los recorridos
El estado de los colectivos
Tener que viajar amontonados
ver resultados

Las Más Leídas