Barcelona tenía la oportunidad de meterle presión a Real Madrid y no falló. El artífice del cómodo triunfo fue, cuándo no, Lionel Messi, que con sus cuatro goles sentenció la historia ante Eibar. Luego, Arthur cerró el 5-0 sobre el final.

La Pulga hizo goles de todos los colores. Primero abrió el marcador en una apilada que incluyó un caño delicioso y una buena definición, luego amplió con un zurdazo cruzado y cerró el primer tiempo con hat-trick al aprovechar un rebote tras una mala definición de Antoine Griezmann.

La segunda parte parecía irse sin novedades en el resultado, pero el ingreso del Martin Braithwaite revitalizó el ataque culé. El danés recibió por izquierda, hizo un buen giro y sacó un zurdazo bajo para asistir a Messi en el centro del área. El rosarino, en lugar de definir enseguida, se tomó su tiempo, desparramó al arquero y selló el 4-0.

Embed

Quedó tiempo para más, ya que Braithwaite tuvo un mano a mano que despejó el arquero y el brasileño Arthur encontró para el 5-0 definitivo. Goleada tras la pañolada contra los dirigentes al comienzo del partido y punta en soledad, al menos hasta que juegue Real Madrid, publicó TyC Sports.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Qué opinás de los intensos controles de tránsito en Paraná?

Hay que controlar más a los autos
Hay que controlar más a las motos
Todos los controles son necesarios
ver resultados

Las Más Leídas