Por María José Armándola - Lic. en Kinesiología y Fisiatría (Mat. 939)

De todos los atributos que tenemos las mujeres, la paciencia, se me figura, es la que más nos identifica. En la paciencia planificamos, esperamos, transcurrimos, soñamos, ejecutamos y gozamos con los resultados. El ejercicio de esta virtud nos permite sobreponernos y arremeter; esperar y avanzar; temer sin claudicar. Con la paciencia encontramos el norte, el camino y la fuerza para alcanzar el cenit. Somos ese pedacito de tiempo que construimos con la sabiduría de nuestra esencia.

Quiero empezar esta columna con una cita científica que llega en auxilio de los argumentos que pienso desarrollar hoy y seguramente erradicará cualquier incertidumbre y no te quedarán dudas acerca del procedimiento. Veamos.

“La adiposidad localizada está frecuentemente asociada a insatisfacción con la forma del cuerpo, alteración de la autoestima y de las relaciones interpersonales. En la actualidad, el auge de procedimientos estéticos es impulsado por la generación del baby boom, que busca minimizar o retrasar los signos del envejecimiento, lo cual muchas veces se transforma en una obsesión por alcanzar estándares de belleza y formas ideales del cuerpo. (…) desde su advenimiento en los años ´70, el número de procedimientos quirúrgicos ha disminuido, tal vez por conocerse los inconvenientes provocados por la anestesia y los riesgos inherentes a la cirugía, sumados los tiempos de reposo prolongado y a efectos tales como dolor e hinchazón. Mientras tanto, el número de procedimientos mínimamente invasivos - denominados lunch time procedures pues se completan en menos de 2 horas- han aumentado, registrándose en el año 2000 un incremento del 137%. Entre los tratamientos no quirúrgicos se encuentran: láser (lipólisis), ultrasonido, radiofrecuencia y luz infrarroja entre otros. Todos ellos tienen por ventaja que el paciente puede volver a su actividad normal inmediatamente después del tratamiento.

La propuesta estética actual para deshacerse de aquellos cúmulos grasos que persisten en pacientes que realizan dieta y ejercicio es la criolipólisis (CL), la cual ha presentado resultados estadísticamente significativos, con efectos adversos leves que desaparecen a las semanas del tratamiento…”

Esto que transcribimos aquí no es opinión del Centro de Kinesiología y Estética (CKEA) en la ciudad de Paraná; aunque suscribimos cada punto y cada coma. Lo afirma un estudio de Anmat (http://www.anmat.gov.ar/ets/Criolipolisis.pdf).

De este modo, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica sienta posición sobre un método que ha venido creciendo mucho y que se presenta actualmente como una técnica no invasiva, la cual es controlada y focalizada, cuya finalidad es la reducción del contorno corporal, para destruir el tejido adiposo subcutáneo a través de la apoptosis de los adipocitos, sin afectar al tejido circundante.

En este sentido, el prestigioso organismo asegura también que puede pasar que resolver el problema de pequeñas acumulaciones de grasa localizada pero cuyos resultados no son inmediatos. En todo caso, habrá que hay que esperar 2 o 3 semanas para comenzar a ver cambios considerables en el área tratada.

Hasta aquí la opinión de Anmat que vale para introducirnos en un procedimiento que pasaremos a explicar y que podrás encontrar en nuestro instituto, con el mejor asesoramiento y aplicación. Sin embargo, y como siempre, recomendamos desde CKEA que ante cualquier inquietud la visita a tu médico de confianza es un recurso muy saludable.

De qué trata

Expuesto esto y ante la necesidad de contar con un respaldo científico, vale decir que la criolipólisis es un procedimiento dermatológico no-invasivo para la eliminación de grasa corporal mediante la aplicación de frío.

Este método fue desarrollado por científicos del Massachusetts General Hospital y de la Universidad de Harvard, en Boston (EE.UU.) y se sirve de un dispositivo con forma de placa que se aplica a la piel enfriando los adipocitos (células grasas), y este enfriamiento las descompone gracias a la lipolisis.

Como también lo dice Anmat, este procedimiento podría resultar una buena alternativa para la liposucción, con la diferencia de que no es invasivo y no supone riesgo para el paciente.

Vale decir entonces, que la Crioliposis no requiere anestesia y el o la paciente tiene una sensación de tirantez en la zona tratada, causada por la presión del vacío. Esta sensación desaparece en unos pocos minutos. Dependiendo de la zona a tratar, el o la paciente estará boca arriba o boca abajo y podrá escuchar música, leer.

La pérdida en volumen del tejido adiposo ocurre gradualmente a través del tiempo una vez que los adipocitos son removidos a través de un proceso inflamatorio que alcanza su pico 2 o 3 meses después de la exposición al frío, y por ello las sesiones se han de espaciar en el tiempo.

Además, para beneplácito de muchos, no es un proceso doloroso.

Sólo luego de retirar el aplicador el o la paciente puede notar una sensación de entumecimiento o adormecimiento de la zona y apreciar algún hematoma, sin que esto signifique un efecto adverso del tratamiento.

Igualmente, puede irrumpir una sensación de tener un hematoma o hipersensibilidad en la piel que puede aparecer. Sólo en raros casos puede ser molesta. Después desparece solo.

Resultados

Como vamos viendo, el método puede resultar interesante para muchas y muchos. Es que la criolipólisis no invasiva para reducción de grasa subcutánea no altera los niveles de colesterol o trigliceridos o las pruebas de funcionamiento del hígado. Los adipocitos sufren una lesión fatal denominada apoptosis o suicidio celular cuando son expuestos al frío, y esto quedó demostrado en estudios con muestras cultivadas, expresando que la reabsorción del tejido graso destruido se hace lentamente.

La pregunta más común que nos realizan al llegar al CKEA es cuándo veré los primeros resultados.

En estos casos decimos, sin dudar, que, generalmente, a los 30 días, ya que es el intervalo que hay que respetar antes de realizar otra sesión. Pero siempre agregamos como recomendación cuidar la alimentación y realizar la actividad física apropiada para cada condición.

Si falla alimentación o deporte, la criolipolisis, como cualquier tratamiento corporal, no servirá de nada.

También decimos, en el marco de confianza y respeto por el tratamiento al que llegamos con nuestros pacientes es que es más común ver estos resultados al cabo de 30 días cuando se trata de casos leves; sin embargo cuando los casos son más agudos aseguramos que estos comenzarán a percibirse entre las tres y cinco sesiones.

De manera que entre vos y nosotras vamos aplicando el método con mucha dedicación y cuidado y tratamos de avanzar a paso seguro pero firme en el propósito de verte más agradable, cuidar tu salud y apostar por la estética de tu cuerpo. Por eso te invitamos a que nos visites y que conversemos acerca de la criolipolisis, conozcas el equipamiento que se utiliza y podamos planificar un programa sustentable y confiable.

Para más información podes escribir al WhatsApp 3434462213 o en nuestras redes: instagram: @ckearmandola

Facebook: CKEA de María José Armandola

Dirección: Casa central: Vélez Sarsfield 721, sucursal: Mitre 171 los dos en el Parque Urquiza de la ciudad de Paraná.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate