Las compras y ventas por internet son muy comunes y resultaron ser muy útiles, pero en ocasiones pueden causar situaciones insólitas. En los últimos días se viralizó en las redes sociales una entrega de una cortina en Tuscumbia, una ciudad en Alabama, Estados Unidos.

Un hombre compró una cortina de baño por Amazon y terminó recibiendo una caja pero no tenía lo que él había pedido, sino que lo que había era ni más ni menos que una muestra de orina.

orina 1.jpg

De acuerdo a lo que informaron, el comprador recibió un correo de la tienda, avisando que su pedido había sido despachado. Pero obviamente se asombró bastante cuando descubrió el contenido del paquete.

“Me sorprendió mucho. Cuando mi hijo me vio abriendo la caja, sólo se echó a reír”, dijo el damnificado que todavía no puede entender lo que sucedió con su cortina. Además, contó que la muestra de orina tenía una etiqueta en la que decía el nombre de una mujer y su fecha de nacimiento, publicó Crónica.

Cuando Amazon se enteró del insólito episodio se disculpó con su cliente y pidió nuevamente el envío de la cortina para el baño de este comprador. Al ser consultada por este hecho, la empresa que tiene como sede la ciudad de Seattle, prefirió no hacer comentarios. Todavía no se supo nada de cómo sucedió esta equivocación.

orina.jpg

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate