Robertino Franchignoni es músico, toca con Daniel Melero y tiene además su proyecto musical llamado SUEZZ. Buscando en Internet, hace un año encontró un proyector Super-8 en una galería de Caballito, en Buenos Aires. Lo compró y se encontró con una película de 20 minutos que es una historia de amor del año 1982. Ahora quiere encontrar a sus protagonistas para devolvérsela.

Robertino abrió caja del proyector y se encontró con una caja redonda para guardar películas, ahí estaba la cinta. "Es un sólo rollo en formato Super-8, de las que no tienen cinta magnética para capturar audio, así que no tiene sonido. Tiene 90 metros de largo, que equivalen a 20 minutos de película".

Al proyectar la misteriosa cinta, se encontró con filmaciones de un viaje de cuatro personas por La Patagonia. Las imágenes lo llenaron de preguntas y a la vez se le ocurrió una idea para poder encontrar a los protagonistas.

Con su proyecto -SUEZZ- decidió usar parte de las imágenes en el videoclip "La Lucila", una canción original del grupo Suavestar, con el objetivo de que algunas de esas secuencias les resulten familiares a quienes las vean y se pueda, tarea titánica pero no imposible, devolver el preciado material.

El músico hizo la compra del proyector por internet hace un año, cuando comenzó su romance con las películas Super-8. Era el negocio de un electricista que tenía dos aparatos similares y quería deshacerse de ellos. Fue todo rápido y no volvió al lugar simplemente porque no recuerda dónde queda. La pista que quizás el vendedor podía darle tampoco fue posible de encontrar.

"Me gustaría que aparezca alguien, para cerrar el ciclo. Me movió la idea de poder devolver un recuerdo, y poder transformar en un hecho artístico esa casualidad. Poner un poco de resistencia al inexorable paso del tiempo y al desorden de las cosas que toman rumbos inesperados", expresó el artista.

"Si no aparece nadie quedará como un hermoso accidente, y pasará a ser parte de un recuerdo propio. Porque al verla, me vi tan sorprendido por la belleza de las imágenes, que me pareció que encajaba perfecto para retratar una canción que grabé el año pasado, en forma de videoclip, y a la vez, era una manera de hacerla circular".

Para quienes crean que este material les pertenece, pueden comunicarse vía mail a ellibertadormusica@gmail.com

Robertino pide que acrediten su identidad enviando una foto de alguno de los personajes involucrados. "Lo mejor sería encontrar a alguien relacionado con la pareja que parecería ser la dueña de la cinta", dijo.

"Ojalá alguien les cuente que a pesar del paso del tiempo, sus recuerdos siguen ahí, latiendo ahora en un videoclip mientras la cinta original aguarda ser recuperada", finalizó.

Embed

Fuente: Telefé Noticias.

Comentá y expresate