La frase gato por liebre, cuya connotación alude a un engaño denodado, podría ser reformulada a partir del caso que se conoció en China. La protagonista fue una joven identificada como Wang, a quien le vendieron por unos 190 dólares un zorro por perro.

Perro-Zorro-Compro-china-joven.jpg

La mujer deseaba comprar un cachorro de la raza Spitz, cuyas características físicas son similares a las del zorro blanco por sus orejas erguidas, puntiagudas y su larga cola. Lo cierto es que después de 10 meses confirmó que su mascota era un raposo, según explicó un reporte del canal de TV chino, Shanix Network.

En rigor, Wang a los 3 meses ya comenzó a advertir actitudes de su cachorro que le llamaron la atención. No ladraba nunca, no comía el alimento balanceado y tenía un particular gusto por el pollo. Además, su mascota desarrolló una cola muy profusa y cuando lo sacaba a pasear notaba que los demás perros le temían.

Luego de diez meses de observar conductas que no se terminaban de condecir con las de un can, la joven llevó a su mascota al zoológico Taiyuan de la provincia china Shanxi. El personal del parque especializado le confirmó que el animal era un espécimen de zorro domesticado.

perro zorro.jpg

Si bien Wang ya se había encariñado con el animal, decidió dejarlo para que reciba la atención pertinente. Además, en el zoológico los veterinarios le aconsejaron dejarlo por tratarse de un mamífero salvaje que podía tener conductas agresivas. No obstante, le aseguraron que si lo extrañaba podía ir a visitarlo.

Fuente: La Nación

Comentá y expresate