Este domingo se producirá en la Universidad Nacional del Litoral en Santa Fe el primer debate presidencial de cara a las elecciones nacionales del próximo 27 de octubre. Y ante tamaño evento, la organización es muy grande y comenzará desde temprano.

La universidad estará vallada y vigilada, y el público ajeno al evento podrá permanecer recién a 200 metros del lugar, controlado por drones, perros detectores de explosivos y también grupos especiales para garantizar la seguridad de todos.

Será la primera vez que participa de este evento un presidente en ejercicio, y el operativo se asemeja bastante al desplegado durante la cumbre del Mercosur, llevada cabo en julio de 2019 en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Estará a cargo del Ministerio que conduce Patricia Bullrich.

Además, el procedimiento será coordinado por un Comando Unificado conformado por Gendarmería, Prefectura Naval, Policías de Seguridad Aeroportuaria, la Policía Federal Argentina y la Policía de Santa Fe.

Son varios los anillos de seguridad que rodearán a la UNL: en el primero de ellos habrá personal de civil y agentes de la fuerza provincial, quienes revisarán a los invitados y a los trabajadores de prensa acreditados. También se desplegará un patrullaje preventivo con motos y autos.

Tres dotaciones de bomberos y unidades antidisturbios también estarán en los alrededores del lugar, y en la previa al debate presidencial, la Brigada antiexplosivos de la Policía Federal rastrillará el edificio, durante el evento, y finalizado el mismo, publicó Mitre.

Mauricio Macri y Alberto Fernández llegan a la ciudad este domingo, mientras que el sábado llegaron Roberto Lavagna, Nicolás Del Caño y José Luis Espert. En los tres ingresos a la UNL (para candidatos y asesores, para el público invitado y para los medios de prensa) habrá máquinas de rayos, detectores de metales y “cacheos”.

Comentá y expresate