Con el escrutinio casi finalizado, las bancas del Congreso de la Nación Argentina quedan prácticamente definidas. Juntos por el Cambio se ha instalado como la fuerza mayoritaria en el país, con un 41,89% de todo el territorio nacional. Detrás, el Frente de Todos, con un 33,03%. Los provinciales y otros partidos de menor peso se reparten entre 6,69% y 6,56%, respectivamente. Pero, ¿qué porcentaje de todo ese total son mujeres?

La elección en la Cámara de Diputados arroja números históricos en este sentido. La representatividad femenina alcanzó un nuevo tope, el más alto desde el retorno a la democracia en 1983. A partir del 10 de diciembre, la cantidad de diputadas corresponderán a un 45,91% del total, dejando atrás el 42,08% anterior.

Las mujeres en la Cámara Baja serán 118. Los 61 nuevos ingresos, sobre un total de 127 bancas en juego, se suman a las ya 57 diputadas que ocupan un asiento parlamentario. El aumento gradual de la participación femenina ocurre gracias a la Ley de Cupo Femenino, que establece un piso mínimo de representación de mujeres en el Congreso de 30%. Además del decreto que marca la necesidad de que ambos géneros deben estar intercalados en el primer tramo de la lista.

Aun así, las listas de todo el país han estado encabezadas en su mayoría por varones (habrán nuevos 66 diputados). Esto disminuye la posibilidad de representación femenina, ya que se achican la chances dentro de toda la oferta electoral.

Por el lado de la Cámara de Senadores, la brecha de género es mayor. De los 72 senadores hay 28 legisladoras, que representan un total del 38,8%. El FdT es el partido que más representación femenina tiene, con 14 mujeres. Juntos por el Cambio cuenta con 10, el Interbloque Parlamentario Federal tiene 2, y Hacemos por Córdoba y el Frente Renovador de la Concordia Misiones, una cada uno.

Comentá y expresate