Son siete los años de gestión que ya lleva Ricardo Gareca al frente de la Selección de Perú. El trabajo que ha hecho con la Blanquirroja desde su asunción en febrero de 2015, ha renovado la cara de un combinado que no lograba hacer frente a los fuertes del continente. Tanto es así que logró clasificarse, luego de 36 años, a una Copa del Mundo. O consiguió darle batalla de igual a igual a Brasil, de visitante y por la Copa América, en aquella final de 2019 en que finalmente terminó derrotada.

Lo cierto es que la actualidad peruana encuentra al “Tigre” y a sus dirigidos en una etapa de complejidad. Quizá sea por el tiempo que lleva al mando del equipo, o porque se avecina el final de un ciclo exitoso que debe cerrarse. Quizá sea una imagen demasiado oscura porque los resultados de los partidos post pandémicos dan un saldo negativo, pero nada que no pueda revertirse con próximos triunfos.

Sucede que después de la dulce experiencia haber accedido a Rusia 2018, el desafío de estas Eliminatorias era clasificar a Qatar 2022. Pero al equipo le ha costado encontrar estabilidad en la última seguidilla de partidos jugados(empate con Uruguay, triunfo con Venezuela, derrota con Brasil, victoria frente a Chile y caída frente a Bolivia), y hoy peligran sus boletos mundialistas. Ecuador, Colombia o Paraguay son Selecciones directas para la Blanquirroja, combinados a los que sabe que puede disputarles la clasificación. Sin embargo, en la tabla de posiciones se encuentra por debajo de todas ellas.

Con 11 puntos obtenidos en 11 partidos jugados (promedio de un punto por partido), los de Gareca están en el séptimo puesto, solo por encima de Chile, Bolivia y Venezuela. Los líderes, Argentina y Brasil, están lejos, pero los equipos que tiene por delante se ubican a una distancia considerable como para seguir dando pelea. Ecuador y Uruguay con 16, Colombia con 15 y Paraguay con 12, son sus rivales directos y a los que no puede permitirse perderles pisada.

En ese paso seguro y constante que debe dar y en donde no hay demasiado margen de error, Perú llega para enfrentarse hoy con Argentina después de un tropezón inesperado. El conjunto inca llega al Monumental mientras se recupera de la inesperada derrota contra un rival accesible: Bolivia. El domingo último, en La Paz, cayó por uno a cero sobre la hora y jugando con un futbolista de más, tras la expulsión del volante Henry Vaca.

A Perú se le escapó de las manos. Era un partido accesible que, de haberse llevado los tres puntos, los ubicaba con 14, muy cerca de la zona de repechaje que hoy ocupan los colombianos. Deberá dar vuelta la página lo más rápido posible y plantarse frente a una Selección argentina que vive un momento de plenitud.

Messi.jpg

Mientras los peruanos concentran en la cancha de Vélez, una sede que su DT conoce bien, el objetivo del equipo será cómo contrarrestar el juego de Messi y compañía. Disputarle la posesión de la pelota no sería la opción principal. Apostar a contragolpear, quizá, sea una alternativa.

Gareca plena cambios. En el 11 titular que paró en el entrenamiento, probó con cinco nuevas incorporaciones. Tres en defensa y dos en zona de creación y ataque. Hoy en el estadio de River Plate, a partir de las 20.30, saldrá al campo con la mira puesta en el todavía alcanzable objetivo: Qatar 2022.

Comentá y expresate

Lo último

Encuesta

Ante una mejor situación sanitaria, ¿qué es lo que más te preocupa hoy?

Inseguridad
Economía del país
Problemáticas sociales
Problemáticas ambientales
Otros problemas
ver resultados

Las Más Leídas